martes, 26, octubre, 2021
CubaOnLine

La provincia, que ocupa el tercer puesto a nivel nacional en el turismo de reuniones, recibió la autorización del Comité de Emergencia para hacer congresos y convenciones.

Luego de muchas noticias desalentadoras que acontecieron a nivel nacional e internacional a raíz de la pandemia de COVID-19, finalmente Tucumán recibió un guiño para poder seguir promoviendo el desarrollo de la actividad, ya que el Comité Operativo de Emergencia (COE) aprobó los protocolos para la realización de congresos y convenciones.

De esta manera, bajo la resolución 56 del COE, se autorizó la vuelta del segmento turístico de referencia, en lo que significa una nueva apuesta para que las reuniones puedan llevarse a cabo en formato presencial.

El protocolo aprobado fue impulsado por el Bureau de Congresos y Convenciones de Tucumán, y está basado en el que acordaron la Asociación Argentina de Organizadores de Eventos (AOCA) y el Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR).

En 2019, se organizaron un total de 1045 eventos MICE en Tucumán, de los cuales el 40% se concentró específicamente en la región norte. A su vez, el porcentaje en cuestión determinó la llegada de 59000 visitantes a la provincia, que finalmente alcanzó el tercer lugar como destino de turismo de reuniones solamente superada por Buenos Aires y Córdoba.

“Así como en diciembre anunciamos el regreso de la actividad turística y tuvimos una temporada de verano con muy buena ocupación en las villas del interior, el regreso del turismo de reuniones, que se refiere específicamente a congresos, seminarios, cursos y convenciones, es una buena noticia para el sector hotelero y gastronómico de San Miguel de Tucumán, una ciudad que tiene una impronta corporativa y necesita de esta actividad para volver a producir”, destacó Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo.

“Nuestra prioridad sigue siendo la emergencia sanitaria, y por eso trabajamos con previsibilidad para que cada apertura se produzca bajo un estricto protocolo. Esto ha quedado demostrado con la temporada de verano, que ha registrado índices muy altos de ocupación y de ingresos económicos, pero no ha repercutido en un aumento de contagios”, agregó el funcionario.

“El protocolo que presentamos tiene solidez y está adaptado a la realidad de Tucumán”, consideró Guillermo Autino, titular del Bureau provincial. “El año pasado ha sido muy complicado para todos, y el turismo de reuniones quedó muy golpeado, por lo que hay que hacer un trabajo muy fuerte para recuperarlo. No se trata solamente de que los destinos estén dispuestos a recibir gente, sino empezar a concientizar y alentar a los organizadores y las sedes para que empiecen a realizar eventos de nuevo, cumpliendo con las nuevas normativas, para generar ingresos genuinos para la provincia”, agregó.

“Consideramos que prácticamente todos los eventos van a tener un sistema híbrido de virtualidad y presencialidad, pero sabemos que hay muchísimas cosas que la virtualidad no puede reemplazar de la presencialidad, sino que es un excelente complemento”, cerró Autino.