viernes, 16, abril, 2021

China lanzó una app que incluye un certificado con datos sobre la situación sanitaria de los turistas al momento de viajar desde o hacia el extranjero.

Un año después que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretara la pandemia de COVID-19, China comenzó a implementar un pasaporte sanitario digital para reactivar los viajes internacionales con seguridad y alcanzar la tan ansiada recuperación económica.

Si bien fue el primer país golpeado por el virus y el encargado de confinar a su población, además de ser uno de los pioneros en generalizar el uso de códigos QR para controlar los desplazamientos, identificar los casos contacto y aislar a los enfermos, hoy por hoy las autoridades chinas están enfocadas en retomar la actividad turística, y para ello implementaron un pasaporte digital destinado especialmente para sus ciudadanos con el que será posible acreditar la situación sanitaria de los turistas en los viajes desde y hacia el exterior.

“El certificado se extrae de una aplicación para teléfonos celulares que muestra y verifica el historial de vacunación y los resultados de los test de COVID-19, tanto PCR como de anticuerpos del usuario”, afirmó un vocero de la Cancillería china.

El proceso se exige en las entradas de los edificios, comercios y parques, aunque también rige para aviones, trenes y taxis.  Con este método, el celular descifra un código QR, lo que permite dejar un rastro digital del paso de una persona por un lugar preciso en un momento determinado.

En el celular, el código sanitario puede aparecer de color verde (ninguna anomalía), amarillo (obligación de permanecer en cuarentena en el hogar) o rojo (cuarentena en un lugar especialmente equipado para ello).

“El objetivo es impulsar la recuperación económica mundial y facilitar el cruce de fronteras”, sostuvo un portavoz, aunque no hay precisiones hasta el momento si habrá más países interesados en implementar el certificado chino en cuestión.

Hasta ahora, los países más cercanos en desarrollar acciones similares son Estados Unidos y el Reino Unido, mientras que la Comisión Europea presentará la idea de un “pasaporte verde” el 17 de marzo, aunque hay cierta división entre los 27 países de la Unión Europea.