jueves, 21, octubre, 2021
CubaOnLine

María Teresa Balic Olavarrieta, representante en Chile por AVIAREPS, habló con Mensajero y resaltó que buscan convertir a la isla en un “escape de parejas”.

A partir de la prohibición del ingreso de turistas sudamericanos anunciada el 27 de enero, St. Maarten comenzó con los preparativos para volver a recibir viajeros una vez que se levanten las restricciones.

En ese sentido, María Teresa Balic Olavarrieta, representante de la isla en Chile por AVIAREPS, habló con Mensajero e hizo un balance de lo que fue el 2020: “La idea es abrir un poco más el mercado ya que la industria viene de atravesar un año durísimo. St. Maarten venía recuperándose de un huracán, por lo tanto, se hizo un trabajo maratónico con tal de volver a levantar los hoteles.

En paralelo, la ejecutiva reconoció que el destino está enfocado al amor: “Queremos que St. Maarten sea un destino cada vez más romántico. Todo está enfocado a convertirlo en un escape de parejas. Más adelante se verá cómo siguen las acciones, pero el foco hoy pasa por ese lado”.

Hasta el momento, rige la suspensión temporal del ingreso de personas provenientes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Paraguay, Perú, Sudáfrica, Surinam, Reino Unido, Uruguay y Venezuela. A partir de este contexto, Balic Olavarrieta dijo que “las prohibiciones generan un gran impacto”, pero a su vez admitió que “permanentemente hacen revisiones de la situación epidemiológica de todos los países para ver cuáles habilitan a sus turistas a viajar y cuáles no”. “No hacer predicciones, aunque ya se está implementando un plan de vacunación mundial, por lo tanto, lo más probable es que estas políticas cambien durante los próximos meses”, agregó.

St. Maarten, conocida como la “capital gastronómica del Caribe”, ofrece muchas variantes para la degustación de platos típicas, y en ese aspecto, la representante de la isla en Chile por AVIAREPS hizo un repaso de los principales atractivos para el paladar: “La comida francesa es una de las más delicatessen de todo el mundo. Al mezclarla con los platos caribeños, se encuentran exquisiteces dentro de una oferta gastronómica muy buena y con gran variedad. Se puede disfrutar desde un confit de pato, una langosta o una piña colada, por citar algunos ejemplos. En líneas generales, la isla de St. Maarten tiene un perfil muy europeo”.

“Queremos dar a conocer lo mejor de la gastronomía y hacer una apertura masiva de mercados. Se han hecho varias actividades online en las que hemos participado porque creemos que es la nueva forma de hacer negocios. Por un lado tenemos las clásicas capacitaciones, aunque debo confesar que tenemos algunas sorpresas que próximamente se darán a conocer en formato virtual. Vamos a hacer unos cursos con certificados incluidos”, sumó.

“Yo siempre remarco la importancia de las acciones comerciales para poder planificar el futuro. Está claro que la industria sigue bastante castigada. La isla actualmente recibe visitantes de otros países, pero todavía faltan Argentina y Chile. Una vez que se empiecen a ver los primeros resultados de las vacunas y la gente se enferme menos, todo irá evolucionando. Es fundamental revisar la curva de contagios cada 15 días, más que nada para cuidar la situación epidemiológica”, concluyó.