martes, 26, octubre, 2021
CubaOnLine
Durante los últimos años, el mundo del turismo mostró una tendencia a emplear personas con discapacidad, en un camino que conduce a alejarse de los prejuicios.

Según el último censo, realizado en octubre de 2010, en Argentina el 10,2% de la población presenta alguna discapacidad, encontrándose el 64,1% de ella en situación de desempleo. En ese sentido, cabe destacar que este grupo corresponde a individuos más vulnerables, que tienen menores niveles de salud, una muy baja participación en circuitos económicos y unas tasas de pobreza mayores que las personas sin discapacidad.

En ese contexto, existen en el país una serie de asociaciones e instituciones que tienen como propósito promover iniciativas en materia de inclusión laboral y, a través de ellas, acercar a las personas con discapacidad con aquellas empresas dispuestas a alejarse de los prejuicios e iniciar un proceso de sensibilización con el fin de abrirse a nuevas maneras de trabajar.

“Existe la necesidad de trabajar no solamente desde la mirada del turismo accesible, es decir brindar condiciones, entorno y servicios para que las personas con discapacidad puedan disfrutar, sino también empezar a entender la inclusión en el sector puertas adentro”, manifestó Alejandro López, fundador de la Red de Turismo Accesible, en un diálogo con Mensajero. Es por eso que la organización lleva adelante un curso de orientación general sobre el turismo y la accesibilidad (Escuela de Gestión e Innovación en Turismo Accesible) para que personas con discapacidad puedan ingresar al mercado laboral.

En el mismo, se pone el foco en el funcionamiento del sector, la puesta en valor de los atractivos, el rol de las agencias de viajes, y la constitución y operación de un hotel. “Cuáles son las necesidades y los requerimientos de las personas con discapacidad ya lo tienen ellos, porque lo viven, pero hay que ver cómo se aplica en el turismo”, explicó el especialista.

A su vez, aclaró que en el curso también se tratan las gestiones de gobierno, los derechos de las personas con discapacidad y cuáles de ellos aplican al turismo: “Ver un panorama general del sector turístico para que comprendan de qué se trata, porque muchas veces las personas tienen la mirada desde el usuario, pero no de toda la preparación que hay detrás a partir de una política pública o empresarial. Hay un montón de cosas que muchas veces se desconocen. Y qué mejor que personas con discapacidad intervengan en ese proceso, porque en definitiva son los que van a ser beneficiados.

“Esto significa poder brindar condiciones para que las empresas de prestadores de servicios turísticos puedan incorporar personas con discapacidad en sus staff, porque es una necesidad que también está latente no solamente en nuestro país sino también a nivel mundial. Entonces también queremos hacer hincapié en la inclusión puertas adentro. Porque eso va a retroalimentar el turismo”, se explayó López.

Fuente: Informe “Discapacidad y expectativas para la nueva década”, de Fundación Adecco.

Cabe mencionar que López preside la Comisión de Turismo Accesible de la Cámara Argentina de Turismo y contó cómo es su labor en torno a la inclusión laboral en ese marco: Parte de mi intención y del plan de acciones que propuse para la CAT es acercar un listado tanto de profesionales como de personas con discapacidad que se hayan formado y tengan un nivel de conocimiento para que queden a disposición de la cámara y de las diferentes entidades que la conforman. Nuestro objetivo es trabajar en forma articulada con los diferentes actores. Y quizás poder ser ese vínculo entre los profesionales y las entidades que tienen un interés en particular”.

Por otra parte, dio su opinión acerca del papel del sector privado en relación a la inclusión laboral. “Como en toda empresa, existe un déficit. Los empleadores no toman la decisión de contratar a alguien con una discapacidad. No por desconocer sus aptitudes, sino porque el miedo hace que no pueda ver el potencial que tiene esa persona. Quizás, a una persona que entra a una entrevista con una silla de ruedas ya ni siquiera se le mira el curriculum. Hay una discriminación por el simple hecho de notar la discapacidad y la diferencia. Entonces ahí hay un desafío por parte del sector turístico en general, no sólo del sector privado, de interpretar las cualidades de las personas y entender que en la diversidad crecemos y que las oportunidades deben ser garantizadas por todos”, sintetizó.

(La nota completa estará disponible en la edición digital de marzo de la revista de Mensajero. Además, podés ver la versión resumida a través de nuestro News Whatsapp)