martes, 11, mayo, 2021

Según estimaciones del sector privado de ese país, la actividad volvería a valores pre pandemia dentro de dos años, aunque todo dependerá de la vacunación.

El golpe que recibió el turismo brasileño resultó tan grande que la retracción de 2020 fue de 36,7%. Esa cifra recién regresaría a los valores de febrero del año pasado, cuando aún no se había producido el estallido de la crisis sanitaria mundial, en el segundo trimestre de 2023. Estas proyecciones fueron realizadas por la Confederación Nacional del Comercio, los Servicios y el Turismo (CNC) de Brasil.

Si bien el sector turístico del país vecino acumuló un crecimiento de 120,8% de marzo a noviembre de 2020, gracias a su reapertura gradual, todavía debe recuperar otro 42,9% para retornar a los niveles pre pandemia. Conseguir ese objetivo le demandaría otros dos años de intenso trabajo.

La confederación puntualizó que estas “caídas históricas” la obligaron a disminuir de 3,7% a 3,5% los pronósticos de recuperación del sector de servicios en general. “Específicamente con relación al turismo, la tendencia es que los ingresos reales se reduzcan un 9,7 % este año, con perspectivas de regreso al nivel anterior a la pandemia tan sólo en el segundo trimestre de 2023”, resumieron en el informe.

Sin embargo, el presidente de la patronal, José Roberto Tadros, alertó que estas proyecciones de recuperación turística están atadas a un avance mucho más veloz del plan de vacunación.