jueves, 4, marzo, 2021
CubaOnLine

La cifra se desprende de la Encuesta de Turismo Internacional que elaboran el INDEC y el MinTurDep. El emisivo, en tanto, cayó 77,1%.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicó la edición anual de la Encuesta de Turismo Internacional (ETI), un informe que mide todo el movimiento turístico desde y hacia Argentina. Si bien se esperaba un escenario muy desfavorable, los números del sector durante 2020 no dejan de sorprender: entre enero y diciembre, el receptivo cayó un 77,3%, mientras que el emisivo se contrajo un 77,1%.

En los doce meses del año pasado, tan sólo arribaron a territorio nacional 694.317 pasajeros, de los cuales hubo 550.000 que correspondieron a enero y febrero, y otros 110.000 que llegaron en marzo, días antes de la declaración del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio para contener la propagación del virus Sars-Cov2. De ahí en adelante, los arribos fueron cero. Recién en agosto se empezó a evidenciar una tímida reactivación, aunque entre ese mes y diciembre de 2020 tan sólo se contabilizaron 30.000 turistas extranjeros.

La emisión de viajeros argentinos hacia otros países también fue nula durante abril, mayo y junio. En cambio, a partir de julio se vio algún tipo de actividad que siguió creciendo levemente hasta fin de año. No obstante, la caída del emisivo fue casi idéntica a la del receptivo y dejó muy pequeñas a las reducciones en viajes hacia el exterior que se venían registrando sistemáticamente desde mayo de 2018.

En diciembre, Argentina recibió la ínfima cifra de 15.300 personas, mientras que 52.900 residentes en el país se fueron hacia otros destinos. Esta disparidad tan grande entre emisivo y receptivo se explica por el cierre de fronteras que impera para cualquiera que no viva en el país o que no llegue por razones de fuerza mayor o por realizar un trabajo considerado “esencial”. Las salidas de los argentinos, no obstante, no están prohibidas: pueden viajar siempre y cuando hagan una cuarentena de una semana al regresar al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, previa presentación de un test PCR negativo para COVID-19.