jueves, 2, diciembre, 2021
CubaOnLine

Oscar Souto, secretario de Turismo de El Calafate, dialogó con este medio sobre la necesidad de sumar mayor conectividad para mejorar las cifras de la temporada.

En los últimos días, una de las noticias que dominó la información turística nacional fue la nueva ruta entre Buenos Aires y El Calafate que incorporó JetSmart.

Desde hace mucho tiempo, el destino santacruceño manifiesta su necesidad de incorporar más rutas. En este sentido, Mensajero se comunicó con El Calafate para conocer si esta flamante incorporación es suficiente para hacer frente a la demanda de la temporada.  

“Para lo que se vendió en el Hot Week, CyberMonday y el programa de preventa daba para 5 o 6 vuelos semanales, empezando con 2 por día en diciembre. Pero tuvimos dos por semana y a partir del 3 enero tres por día. O sea que siempre estamos corriendo de atrás, no llegamos”, explicó el funcionario. 

¿Cuál es la conectiva actual que tiene El Calafate? 
– Actualmente tenemos ruta sólo con Buenos Aires, tres por día con Aerolíneas; y dos con JetSmart, jueves y lunes. O sea que a los 21 que teníamos por semana le sumamos dos, dan 23 por semana.  El año pasado, con público de todo el mundo, que representa el 50% de los que llegaban a El Calafate, estábamos con 12 o 13 vuelos diarios. O sea que este año, con la mitad, hubiese sido prudente tener seis en pantalla porque también ocurría que mucha gente de Buenos Aires y otras provincias cercanas que vacacionaban en países vecinos no tuvieron esa posibilidad de irse, entonces una muy buena opción hubiera sido la Patagonia, pero no fue porque los vuelos no alcanzan. Un ejemplo es que los vuelos de AR tuvieron un 88% de ocupación. 

¿Tienen expectativas de poder incorporar más frecuencias en las próximas semanas? 
– Seguimos trabajando con provincia para que mejorando la situación sanitaria también aumente la cantidad de vuelos desde y hacia El Calafate. 
Estamos pidiendo Córdoba que sería importantísimo,  pero hasta ahora no tuvimos respuesta favorable. 

¿Notaron mayor circulación de turismo en micros?
– La conectividad terrestre siempre fue un 20% y no es el caso de este año. Aunque las rutas están en buenas condiciones no hay mucha gente trasladándose por estas vías, pero aun así el ingreso en automóvil fue lo que levantó la ocupación de cabañas. 

¿Qué balance hace de estos primeros días de temporada?
– Es malísima. De 8400 hay 4000 camas disponibles y los hoteles de 4 y 5 estrellas no superan el 14%. Hubo algún incremento en el promedio de estadía y una aceptable ocupación de cabañas o departamentos y demás, pero para nada en hotelería. Los restaurantes abrieron pocos.

“No tenemos grandes expectativas puestas en el mercado internacional. Si las cosas mejoraran sustancialmente en Estados Unidos o Brasil, en abril intentaremos en las ferias y en los viajes que hacemos habitualmente recuperar esos destinos”. 

¿De qué manera piensan que van a poder mejorar estas cifras?
– Estamos tratando de que para febrero las cosas cambien y sea distinto a lo que va de enero. Para revertirlo estamos negociando con provincia porque dependemos de que el COE entienda que la circulación comunitaria mejora, así como la disponibilidad de camas UTI. Eso nos daría la posibilidad de que aumenten la cantidad de vuelos, pero es una negociación difícil. 

¿Cuál es el argumento que esbozan desde la Secretaría de Turismo?
– Nosotros sostenemos que el turismo no es causal de aumento y que hoy por hoy estamos bastante bien de camas ocupadas así que bien podríamos recibir dos vuelos más. Tal vez provincia esté trabajando en eso y tengamos una sorpresa en la semana. 

¿Cómo piensan encarar la difusión del destino de cara a los meses siguientes?
– Estamos trabajando en el lanzamiento, a mitad de febrero, de la promoción de otoño. A ver si logramos revertir la situación. Vamos a apuntar a Santa Fe, porque tenemos la esperanza de en algún momento sumar conectividad con Rosario, Córdoba, Mendoza y veremos si hay algo en Salta. 

¿Planean sumar promoción a nivel internacional?
– Por ahora seguimos concentrados en el interno porque no hay perspectiva en el mundo de que la vacunación se acelere y de que la gente comience a viajar como lo hacía hasta el año pasado. No tenemos grandes expectativas puestas en el mercado internacional. Si las cosas mejoraran sustancialmente en Estados Unidos o Brasil, en abril intentaremos en las ferias y en los viajes que hacemos habitualmente recuperar esos destinos, pero de momento no lo vemos, ya que por el contrario todos están pasando la segunda ola y con las cosas como a principios de la pandemia.