jueves, 2, diciembre, 2021
CubaOnLine

La OMT publicó una nueva serie de directrices destinadas a ubicar a la inclusión en el centro de los planes para la recuperación de la industria.

En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, conmemorado el 3 de diciembre, la Organización Mundial de Turismo (OMT) lanzó las Directrices para una recuperación inclusiva – Impactos socioculturales de la COVID-19: Tema I Personas con Discapacidad, las cuales están basadas en los conocimientos del Departamento de Ética, Cultura y Responsabilidad Social de la OMT y sus asociados.

La publicación deja en evidencia que tanto las personas con discapacidad como los adultos mayores se encuentran frente a la imposibilidad de disfrutar plenamente de las experiencias turísticas, sobre todo en el contexto de una pandemia. Es por eso que la guía publicada por la OMT describe los procedimientos que los gobiernos, los destinos y las empresas deberían promover para un mejor desenvolvimiento de cara a la recuperación, basándose en la inclusión para volverse más competitivos.

En ese sentido, Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, expresó: “Los entornos y servicios turísticos a menudo se diseñan sin tener en cuenta los diferentes requisitos de acceso que pueden tener los visitantes y los residentes de esos lugares. El sector turístico debe dar prioridad a la accesibilidad. Esto puede suponer un cambio decisivo para los destinos y las empresas, ayudándoles a recuperarse de la crisis y a crecer de nuevo de una forma más inclusiva y resiliente”.

La publicación señala, además, que para 2050, las proyecciones muestran que una de cada seis personas en todo el mundo tendrá 65 años o más; y que en Europa y América del Norte, particularmente, la relación será de una de cada cuatro. Asimismo, los datos exhiben que en España, por ejemplo, el gasto medio de los turistas con discapacidades supera los 800 euros.

De esta manera, las recomendaciones de la OMT que abogan por la accesibilidad en el nuevo turismo se engloban en seis puntos principales:

  • Asistencia en una crisis: incluir la accesibilidad durante cada etapa de la repatriación, intención que requerirá el respaldo de los destinos y de las organizaciones de personas con discapacidad.
  • Adaptación de los protocolos: seguir los lineamientos de la OMT en torno a las adaptaciones de los protocolos de salud y seguridad.
  • Inclusión en el turismo pospandémico: usar datos de manera eficaz con el objetivo de orientar las decisiones sobre la planificación del turismo accesible y el ajuste de las políticas y estrategias de accesibilidad.
  • Accesibilidad en la planificación de negocios: Tener presente a la accesibilidad como una ventaja competitiva, y así mejorar el servicio al cliente y la aplicación de normas internacionales armonizadas para mejorar la calidad de vida de todas las personas.
  • Capacitación e inclusión del personal: Ampliar la formación profesional para atender mejor a los turistas con capacidades diferentes y garantizar la igualdad de oportunidades de los profesionales del sector del turismo.
  • Innovación y transformación digital: Adoptar la innovación para que los viajes y el turismo sean más seguros, inteligentes y fáciles para todas las personas.