martes, 20, abril, 2021

En una charla con Mensajero, Rodolfo Bor, presidente de Opciones Argentinas, valoró la importancia del programa para el regreso a la actividad.  

¿Cuál es la situación de Opciones Argentinas en este marco?

El jueves pasado habilitamos la vuelta a las oficinas, así que hoy (por ayer) regresamos con una parte y el lunes empezaremos con otro sector. De a poco, porque hay que adaptarse a la nueva normalidad. Creo que el cambio hay que hacerlo paulatinamente para no generar situaciones que compliquen el reinicio. Para mí, es muy importante porque la empresa no estaba preparada para funcionar desde casa. Uno estaba estructurado, armado y pensado para hacerlo desde la oficina.

¿Se aprendió algo de todo este proceso de home-office?

Nosotros, en cuanto a tecnología, estábamos preparados para tener sistema de reservas, sector administrativo y manejar información desde casa. El tema es el tiempo que te lleva comunicarte con tu gente y transmitir correctamente lo que uno necesita. Es mucho más fácil de manera presencial.

¿Cuáles creés que son las principales fortalezas de tu equipo de trabajo para sobrellevar esta situación?

Por un lado, cuento con un grupo de personas jóvenes, lo cual hizo que la adaptación haya sido rápida. Tengo gente que domina bien la tecnología, por lo cual no nos costó tanto acostumbrarnos. Lo que pasa es que fueron muchos meses en los que en realidad desapareció de la cabeza del público la posibilidad de hacer turismo, así que nos tuvimos que avocar a devolver las noches no utilizadas de aquellos pasajeros que regresaron anticipadamente. Después, darles la posibilidad de que reprogramen o, en su defecto, que devuelvan. Y todo eso generó una tarea en la oficina que nos mantuvo activos. Por suerte hubo muchos que cambiaron la fecha y ahora con el lanzamiento de Previaje se ha logrado que se pudieran canalizar las reprogramaciones de forma paulatina. Te permite estar en la cancha nuevamente y volver a generar ventas. Hay que tener en cuenta que las condiciones sanitarias y organizativas no ayudan, porque no hay protocolos unificados y cada provincia tiene su sistema, así que estamos trabajando en una situación que no es la ideal porque hay más desorden de lo que habitualmente existe.

¿Pudieron hacer un balance en torno a los primeros resultados del programa Previaje?

Tomamos octubre como parámetro y lo comparamos con el mismo mes del año pasado. Las ventas para la temporada estival están en un 30% de lo que fue en 2019. Sin este programa, no hubiese existido la posibilidad de vender ese porcentaje. Por supuesto que no es significativo, porque solamente estás ofreciendo turismo nacional, pero es lo que hoy tenemos y es gracias al Previaje.

¿Cuánto tiempo considerás que demoraría volver a los números habituales?

La situación del país no ayuda. Para volver a vender las mismas cantidades que en 2019 falta mucho. Va a haber que bajar costos y optimizar los recursos, porque por una situación sanitaria y económica del púbico va a llevar mucho tiempo. Hasta que no aparezca una vacuna que le dé cierta tranquilidad a un sector de la población, que es la gente de mayor edad, van a faltar pasajeros.

¿En qué consisten las capacitaciones que están realizando para el verano?

La semana pasada sacamos a la venta los productos de Navidad y Fin de Año, por lo cual estamos volviendo a hacer reuniones de Zoom con los agentes de viajes. La respuesta ha sido realmente importante y tenemos varios inscriptos. Esperamos en la semana del 9 de noviembre poder sacar productos para los meses de marzo y abril. Estamos tratando de poner una oferta amplia para que aquel que tenga la decisión de viajar pueda encontrar la posibilidad de contratarnos.

¿Qué rol creés que va a tener Argentina en el nuevo turismo?

Hay que partir de la base que cada uno de los servicios turísticos que se prestan en el país ha estado sin trabajar durante siete u ocho meses, con lo cual va a haber un resentimiento en cuanto a la calidad del servicio. Por lo tanto, vamos a tener que empezar de menos a más para lograr brindar un servicio al que la gente aspira. Es muy difícil para cualquier emprendimiento haber mantenido una inactividad de tantos meses con costos que, en mayor o menor medida, fueron solventados con el bolsillo de su titular. Por lo tanto, de a poco hay que ir poniendo los servicios a punto.

¿Cómo imaginás el futuro cercano de la compañía?

En nuestro caso, por ser operadores principalmente nacionales, hemos podido aumentar durante estos dos últimos meses de manera importante la cantidad de gente que antes nos compraba. Esta posibilidad nos da un aliciente para ver el futuro con un optimismo superior.