lunes, 24, enero, 2022
Fitur2022

Daina Smud, directora comercial del hotel, habló con Mensajero sobre la inminente reapertura, dio detalles de los protocolos y anticipó las acciones del Plan Previaje.

– Brevemente, ¿cómo describirías al hotel?

– Cada rincón de Llao Llao es una ventana y un paisaje nuevo. Es increíble pensar que tiene 14 hectáreas de parque para disfrutar. El clima actualmente es espectacular, así que espero que se mantenga así de cara al verano.

– ¿Cuáles son las novedades de cara a la temporada?

– A principios de octubre abrimos la cancha de golf, así que ya está habilitada para los golfistas locales. Muy pronto vamos a tener novedades para la apertura, un tema que va de la mano con lo que hablaste la semana pasada con Diego Piquín en una entrevista. Vamos a recibir a quienes estén habilitados para venir a nuestra ciudad.

– ¿Ya están listos para la tan ansiada reapertura hotelera?

– Desde Llao Llao lo tomamos como un desafío, fue lo que hicimos siempre a lo largo de nuestra historia. Hoy nos toca enfrentar una pandemia, tuvimos que cerrar las puertas del hotel durante varios meses, pero estábamos seguros que, tarde o temprano, íbamos a tener la oportunidad de ser aún mejores. Más allá de tener en cuenta todos los protocolos que se oficializaron desde el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, apostamos por la certificación internacional GBAC STAR™, que no solo hace hincapié en cuestiones sanitarias sino que se encarga de capacitar internamente al personal. Es tan importante cuidar a las personas que nos visitan como a nuestros empleados.

– ¿Hay alguna fecha prevista para que el hotel vuelva a abrir oficialmente?

– No, todavía no, pero estamos muy cerca. No quiero decir cuándo va a ser exactamente porque sabemos que la información cambia permanentemente. Muy pronto habrá novedades. Nosotros apostamos al turismo, a la industria en sí, y entendemos que ya es hora de que Llao Llao abra sus puertas.

– ¿Pudiste hablar con las autoridades? ¿Qué te han comentado?

– El plan inicial de turismo interno tuvo una buena aceptación. Es un pequeño paso en lo que refiere a la actividad en Río Negro. Yo creo que hay que apostar por la apertura de la industria, porque la pandemia en sí impactó mucho en términos económicos.

– Respecto a los protocolos, ¿qué cambios tuvieron que hacer en el hotel?

– Tenemos estándares muy altos en todo lo relacionado a certificaciones del uso de la mercadería. Por suerte, en este tema puntual, en la parte de producción, prácticamente no hubo modificaciones. En la parte de limpieza tampoco, precisamente porque habitualmente nos acercamos a la excelencia. Lo que sí se hizo fue reforzar la cantidad de rondas y certificar que los productos utilizados sean los adecuados para la pandemia. Habrá mucho apoyo a los huéspedes cuando lleguen a nuestras instalaciones. Por ejemplo, habrá un área específica para sanitizar el equipaje. La temperatura se va a tomar de forma digital. Si optaron por un web check in previo, van a poder enviar toda la información 48 horas antes. Una vez que ya están en el hotel, pueden reservar tranquilamente el gimnasio, la piscina, el restaurant y demás. Eso sí: los clásicos, como el desayuno buffet, por el momento serán a la carta.

– En referencia al área de ventas, ¿tienen definidas nuevas estrategias para captar clientes? ¿Apuntan a algún segmento en particular?

– Históricamente Llao Llao trabajó con un 45 y un 55% del mercado nacional. Hoy apuntamos al turismo de Argentina, porque prácticamente tenemos todas las fronteras cerradas salvo en CABA. Por este motivo nos sumamos al Plan Previaje, al programa 12 y 18 Cuotas, así que el departamento de Reservas está a disposición de los clientes para todo lo que puedan llegar a necesitar las familias. Las edades de nuestro público son muy variadas. Hay muchos huéspedes frecuentes que nos visitan permanentemente desde hace más de 10 años, e incluso nos han venido a visitar en auto.

– ¿Cómo respondieron los empleados a las capacitaciones?

– De cierta forma tuvimos que volver a aprender todo y a conectarnos. Cuando comenzó la pandemia y decretamos el cierre del hotel el 20 de marzo, una de las prioridades fue justamente no perder contacto con todo el personal. A través de las direcciones de cada área y principalmente con Recursos Humanos hicimos reuniones virtuales para ir contándoles los avances que se iban registrando. Lo importante es que ya estamos calentando motores y en unos días vamos a hacer una puesta en marcha del hotel previo a la apertura para testear todos los procedimientos y no cometer ningún error.

– ¿Tuvieron que hacer grandes inversiones para respetar el protocolo que dio a conocer el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación?

– Sí, en realidad se invirtió en los accesos con las cámaras de temperatura y en el ingreso del personal. Hemos puesto estaciones sanitizantes, acrílicos y señaléticas para optimizar absolutamente todo. Incluso se hizo una gran apuesta por la tecnología, más allá de la infraestructura.

– ¿Hay muchas inquietudes de parte de los potenciales clientes?

– Yo creo que hay personas que ya nos conocen desde hace mucho tiempo y confían plenamente en que si vienen a Llao Llao estarán muy seguros. Nosotros hemos certificado de manera internacional, así que es una manera de seguir un camino que iniciamos hace mucho tiempo. Pertenecer a Leading Hotels of the World también es una forma de tener excelencia en nuestro servicio. Obviamente hay clientes que nos piden específicamente los protocolos y por eso se los mandamos diagramados. Hay gente que entiende que la guía de recomendaciones tiene que estar y hay público que lo solicita simplemente por curiosidad. En general el feedback es muy bueno.

– ¿Qué acciones tienen en mente para el Plan Previaje?

– Tenemos tarifas muy recomendables. Nosotros nos inscribimos como hotelería, pero hay que tener en cuenta que cada persona debe anotarse en la web y deben cargar los comprobantes. Deben buscarnos por CUIT, en este caso el nombre de fantasía no sirve. Hay que tener en cuenta que hasta el 15 de noviembre se van a poder hacer las compras de enero y febrero, por lo tanto, ese beneficio junto a las 12 y las 18 cuotas para pesificar tarifas son fundamentales para disfrutar del verano en Bariloche.