jueves, 22, octubre, 2020
CubaOnLine

El número corresponde al primer semestre y la organización advirtió que puede alcanzar el 70% en el balance anual.

Si bien la Organización Mundial del Turismo ha informado recientemente que el 53% de los destinos ha aligerado las restricciones de viajes, el último informe emitido muestra que los confinamientos impuestos durante el primer semestre de 2020 han tenido un impacto “demoledor” en la actividad a nivel global. Se estima que el desplome de la demanda de viajes internacionales se tradujo en una pérdida de 440 millones de llegadas y de alrededor de 460.000 millones de dólares de los Estados Unidos y las se multiplican por cinco con respecto las registradas en la crisis económica de 2009.

Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, afirmó: “El último Barómetro del Turismo Mundial muestra el profundo impacto que esta pandemia está teniendo en el turismo, un sector del que dependen millones de personas para ganarse la vida. Sin embargo, en muchos lugares del mundo es posible hacer viajes internacionales de manera responsable y segura, y es imprescindible que los Gobiernos colaboren estrechamente con el sector privado para lograr que el turismo mundial se ponga en marcha de nuevo. La acción coordinada es clave”.

Con respecto al futuro, la OMT destaca la probabilidad de que la demanda de viajes y la confianza de los turistas seguirán siendo bajas e incidirán en los resultados durante el resto del año. Cabe recordar que, en mayo, el organismo correspondiente a las Naciones Unidas presentó tres posibles escenarios, que apuntaban a declives de entre el 58% y el 78% en las llegadas de turistas internacionales en 2020. Las tendencias actuales durante el mes de agosto apuntan a una caída de la demanda más cercana al 70%, particularmente ahora que algunos destinos están reintroduciendo restricciones de viaje.

“La extensión de los escenarios hasta 2021 apunta a un cambio de tendencia el próximo año, basado en las hipótesis de un levantamiento gradual y lineal de las restricciones de viaje, la disponibilidad de una vacuna o tratamiento y una recuperación de la confianza de los viajeros. No obstante, a pesar de ello, el regreso a los niveles de 2019 en términos de llegadas de turistas llevaría entre 2 y medio y 4 años”, expone el informe.