jueves, 4, marzo, 2021
CubaOnLine

La federación se refirió al impacto de las recientes medidas en los productos que comercializan las agencias. Los autoconvocados y AVAECE sumaron su crítica. 

La Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT) expresó su preocupación, además de alertar al sector, por las medidas tomadas por Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en la Resolución General 4815, que establece un nuevo régimen de percepción.

Esta disposición, que incluye un impuesto del 35% a las compras de divisas extranjeras -a cuenta de ganancias- también despertó la reacción de múltiples asociaciones del sector. 

“Afectan el normal funcionamiento de la actividad turística y constituyen un nuevo golpe hacia la posible recuperación del sector que atraviesa la crisis más grave de su historia como industria”, indicaron desde FAEVYT sobre este nuevo impuesto. 

Asimismo, explicaron que se genera una doble carga impositiva para los servicios que comercializan las agencias de viajes en prestaciones que se realizan en el exterior, al igual que en la venta de pasajes y cruceros internacionales, agregando más sobrecarga administrativa y costos a las empresas.

Otras voces
Por otro lado, AVAECE repudió las medidas adoptadas por AFIP. “Provocará la muerte súbita de las agencias de viajes pymes argentinas, las mismas que paradójicamente nuestros gobernantes y funcionarios dicen en cada uno de sus discursos que pretenden proteger”, subrayaron. 

A su vez, resaltaron que esta medida es totalmente arbitraria y apocalíptica para el sector: “No sólo deja expuestos a los diferentes proveedores que intervienen en la cadena de comercialización, sino también a todos los pasajeros/consumidores/ trabajadores que han reprogramado sus viajes a raíz de la pandemia y que a la fecha no han podido concretar los mismos producto del ASPO, no debemos olvidar que si las empresas mueren quedaran truncados todos esos viajes contratados”.

Por su parte, los Agentes de Viajes Autoconvocados aseguraron que esta novedad suma una nueva dificultad a la promovida reactivación del sector más castigado de la economía, acusando al turismo emisivo de ser causa de fuga de divisas, cuando del total de esa masa monetaria solamente el 2,9% corresponde a viajes y que, de ese porcentual, el 60% es de viajes corporativos y de otras índoles ajenas a los itinerarios vinculados al placer.