lunes, 21, septiembre, 2020
CubaOnLine

En el marco de una jornada de capacitación organizada por AOCA y AHT, varios referentes de los viajes de negocios analizaron el futuro de la industria. 

La semana pasada se llevó a cabo el segundo encuentro organizado por AHT y AOCA dentro del convenio de trabajo conjunto titulado “Instituciones y reuniones, la mirada institucional sobre el segmento de reuniones”. Dentro de ese espacio desarrollado a partir de un convenio firmado por ambas entidades, se logró reunir a varios referentes del turismo corporativo, quienes analizaron las cinco claves de este rubro de cara a la etapa post pandemia.

La charla estuvo liderada por los presidentes de AOCA y AHT, Fernando Gorbarán y Roberto Amengual, respectivamente. El panel de invitados, en tanto, estuvo compuesto por Horacio Cristaldo, presidente de GBTA Argentina y travel manager de Gestión Compartida; Valeria Prats, asistente ejecutiva a cargo de Viajes y Eventos de Teradata; Conrado Sainz, coordinador de viajes corporativos del Grupo Techint; y Candela Fernández Wyngaard, integrante de GBTA Global.

Entre los puntos y tendencias que se profundizarán luego de la pandemia dentro de este nicho, destacaron la aplicación de protocolos de seguridad e higiene por parte de los diversos proveedores involucrados en la cadena de organización de este tipo de salidas y la concientización sobre la necesidad de contar con un servicio de asistencia al viajero, algo que hasta hace muy poco era considerado tan sólo un aspecto complementario.

En tercer lugar, señalaron la importancia de las nuevas tecnologías que provean al hombre de negocios de información detallada, con el agregado de que pueden reducir considerablemente el contacto con otras personas y, por ende, aminorar los riesgos de contagio. También ponderaron el rol del agente de viajes frente a las OTA en un escenario de incertidumbre y nuevas reglas que demanda mayor contención sobre el pasajero corporativo.

Por último, adujeron que esperan un fortalecimiento del concepto de bleisure, que implica la combinación del viaje de negocios con el de placer. Por eso, los expertos consideran que esto generará un incentivo para que los ejecutivos visiten diferentes destinos acompañados por sus familias.