lunes, 21, septiembre, 2020
CubaOnLine

El grupo Usina Turística publicó su segundo informe, que muestra el perfil del futuro viajero, y lo comparó con la encuesta realizada al comienzo de la cuarentena.

El informe Tendencias del Turista 1.9 reveló los resultados de su segunda encuesta, realizada en julio, en la que dio a conocer las preferencias de los argentinos de cara a la posibilidad de viajar en el futuro. La intención es no sólo mostrar el perfil de los nuevos pasajeros, sino también descubrir qué diferencias existen con aquellas preferencias manifestadas en el primer relevamiento, llevado adelante en abril, cuando recién había comenzado la cuarentena.

El dato más relevante es que el 70% de los encuestados manifestó que realizará alguna actividad turística una vez que se levanten las restricciones, lo cual refleja un aumento el 13% con respecto al relevamiento realizado en abril. Asimismo, aquellos que respondieron que no viajarán, pusieron como principales motivos la falta de dinero (46%) y el miedo a contagiarse (41%). 

Incluso, la encuesta mostró que el 93% de las personas realizaría una actividad turística dentro del país, número que representa un incremento del 3% comparado con el mes de abril. Por otro lado, se observa una marcada diferencia entre las motivaciones para emprender un viaje. El 66% expresó que el ocio será el principal motor para hacer turismo, seguido por la intención de visitar a un amigo o familiar (28%) y el trabajo (4%).

Al momento de hablar sobre qué tipos de lugares tendrán una mayor relevancia al momento de viajar, los destinos Rurales y alejados de las ciudades habían sido los más elegidos en la encuesta de abril. Sin embargo, en el último relevamiento, Montaña y Playa fueron las dos preferencias de los pasajeros, que, según explica el estudio, se pueden identificar “con destinos de turismo tradicionales de los argentinos y de los períodos vacacionales tanto de invierno como de verano”.

Con respecto a los cambios en las preferencias de ambos informes, desde Usina Turística concluyeron: “Podemos identificar que mientras en el período que se llevó a cabo la encuesta en abril habían transcurrido muy pocos días del comienzo de la cuarentena, la necesidad o deseo de esparcimiento no era tan importante como sí se evidenciaría ahora”.