martes, 20, abril, 2021

El Ministerio de Salud ya dio el visto bueno a las normativas presentadas por Transporte y se ultiman detalles para el reinicio de las operaciones en octubre.

Con la confirmación por parte del Ministerio de Transporte de que los vuelos de cabotaje volverán a operar en octubre, Mario Meoni anunció que se cuenta con un “protocolo unificado” y que sólo falta la aprobación de Alberto Fernández, presidente de la Nación, de quien dependerá que los aviones levanten vuelo en la fecha estimada.

En declaraciones a la prensa, el ministro de Transporte detalló: “Hemos finalizado los protocolos propios de transporte aeronáutico, con los distintos operadores del sistema. No solamente el protocolo del pasajero dentro del avión, sino también de recepción en los aeropuertos, con migraciones en caso de vuelos internacionales, con la Policía Aeroportuaria”.

La fecha para el regreso de los vuelos domésticos está cada vez más cerca y, aunque la comunidad está atravesando el peor momento de la crisis sanitaria, con un considerable aumento de casos de COVID-19, Meoni aclaró que se deberá avanzar en los preparativos “entendiendo que hay situaciones en algunas provincias que limitarán esas posibilidades de vuelo, pero dándole la facultad a que cada provincia tenga la opción de decir que si o que no”.

“Queremos empezar a volar porque entendemos que hay muchas situaciones que son necesarias”, aclaró Meoni, en consonancia con las declaraciones que Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes de la Nación, quien había anunciado que su expectativa era poder volver a volar en octubre.

La misma situación presenta el transporte internacional. Si bien hay vuelos internacionales, no son vuelos regulares ni comerciales, son vuelos especiales. “En los próximos días podremos anunciar el retorno de los vuelos internacionales. Todo esto lleva tiempo porque la programación de vuelos no es algo sencillo”, explicaron fuentes oficiales.

Otro de los objetivos que el Ministerio de Transporte tiene en la mira es poner en marcha el transporte de larga distancia, tanto de micros como de trenes. “Hay muchos sectores de recursos más bajos que no pueden acceder a un boleto de avión pero que necesitan movilizarse por motivos de fuerza mayor”, expresó Meoni.