viernes, 23, abril, 2021

Por diferencias sobre la renovación del protocolo para sesiones remotas, hay incertidumbre en torno al debate del proyecto de sostenimiento y reactivación turística. 

Con incertidumbre plena. Así vive el sector turístico esta jornada de martes. La convocatoria a una sesión extraordinaria de la Cámara de Diputados de la Nación para tratar el proyecto de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística Nacional había encendido una luz de esperanza en la industria. Sin embargo, la ausencia de consenso entre oficialismo y oposición para aprobar el protocolo de sesiones remotas sigue dejando a la espera y sin definiciones a la industria de los viajes.

Cabe recordar que el proyecto ya logró media sanción en el Senado, por lo que sólo necesita ser aprobado por la Cámara Baja para convertirse en ley. Eso le daría a las empresas del rubro un mayor marco de previsibilidad, así como herramientas económicas y fiscales para mantenerse a flote durante la pandemia y en el momento de la reapertura. Ya hubo una intención de debatir el texto el jueves de la semana pasada, pero la falta de acuerdo con respecto a la renovación del protocolo para sesionar de manera virtual hizo que se pase para este martes.

¿Cuál es el conflicto en torno a este tema? La respuesta nada tiene que ver con la problemática que afecta al turismo ni con la propuesta que logró avanzar en el Senado, sino que se limita al enfrentamiento político que existe entre el oficialismo y la oposición por la Reforma Judicial. Juntos por el Cambio no quiere discutir ese tema a través de una videoconferencia y considera que la mejor forma de hacerlo es con el tradicional modo presencial. Lo que pasa es que el protocolo de sesiones remotas (venció el pasado 7 de agosto) debe actualizarse cada 30 días y, según la oposición, el Frente de Todos aprovechará esa renovación para incluir el tratamiento de la Reforma Judicial y convertirla en ley sin que haya un verdadero debate en el recinto.

Por eso, cerca de las 11.40, los representantes de todos los bloques se reunieron en la Comisión de Labor Parlamentaria para poner blanco sobre negro y alcanzar un consenso que permita llevar adelante la sesión, que estaba pautada originalmente para las 13 horas. Sin embargo, la ausencia de un acuerdo y la extensión del cónclave en la comisión hizo que se postergara para las 16.30. La postura del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, es la de seguir sesionando virtualmente. En tanto, desde Juntos por el Cambio insistieron en hacerlo presencial. De hecho, casi 100 legisladores de diferentes provincias viajaron hacia la Ciudad de Buenos Aires para estar presentes en el Congreso y demostrar su intención de ocupar sus bancas. Además, según supo Mensajero, la oposición aceptaría la prórroga del protocolo, siempre y cuando se les asegure que en esos 30 días no se incluirá el tema de la Reforma Judicial.

Según información que recabó este medio, todos los espacios estarían dispuestos a acordar para que no se caiga la sesión. Lo que resta saber es quién cederá y cuál será la modalidad para el debate.

En medio de esa disputa política en el seno del Poder Legislativo, el sector turístico aguarda entre la espada y la pared. Ayer todas las gremiales empresarias de la industria emitieron comunicados solicitándoles a los diputados que aprueben el proyecto sin modificaciones para dar una respuesta definitiva a la crítica situación de miles de firmas del rubro.