¿En qué consiste el protocolo sanitario de los balnearios marplatenses?

¿En qué consiste el protocolo sanitario de los balnearios marplatenses?

Entre las novedades, se destacan los cupos limitados de personas por sombrillas o carpas, la distancia mínima de dos metros y cartelería específica.

Si bien faltan cuatro meses para el comienzo del verano, los balnearios de Mar del Plata ya tienen en mente cómo afrontar la temporada, y a raíz de ello armaron un protocolo de 20 páginas para garantizar la seguridad sanitaria de todos los visitantes y trabajadores que asistan a los 60 balnearios de La Feliz.

La normativa fue presentada por la Cámara de Empresarios de Balnearios, Restaurantes y Afines (CEBRA), y si bien todavía no fue revisada por el municipio, sin dudas es un pequeño avance para ir definiendo cómo sera la nueva normalidad para las próximas vacaciones, luego del anuncio que hizo ayer el presidente Alberto Fernández respecto a la vacuna.

Los detalles de la propuesta de los balnearios de Mar del Plata

Barbijos: deberá ser utilizado sí o sí en espacios cubiertos, como los vestuarios, las oficinas administrativas y los sectores de uso común. En resumen: si una persona camina desde la carpa hasta el vestuario, tendrá que ponerse obligatoriamente el tapabocas o una máscara facial.

Ingreso y egreso: los turistas deberán completar una declaración jurada por única vez, en donde conste que no se encuentran dentro de las causas previstas para la cuarentena. Quienes no cumplan con este punto no podrán ingresar a los balnearios, así como tampoco podrán hacerlo quienes revisten algunas de los causales para cumplir cuarentena o que presenten síntomas de la enfermedad.

Caminos diferenciados: se propone la identificación de trayectos distintos para los usuarios que entran y salen del balneario hacia la playa y hacia la ciudad.

Capacidad máxima: se determinará el cupo máximo de personas autorizadas a permanecer en los diferentes espacios del balneario, con el objetivo de garantizar el distanciamiento.

Reservas: de acuerdo a lo que implementaron algunos balnearios de países como Brasil, por ejemplo, se sugiere la implementación de un sistema de reservas para controlar los ingresos a la playa y evitar superar las máximas capacidades autorizadas.

Carpas: se permitirá un máximo de seis personas y deberán ser desinfectadas diariamente al finalizar la jornada de apertura del balneario. Todos los procedimientos de desinfección deberán quedar debidamente documentados y realizados con el equipamiento necesario para garantizar la limpieza al 100%. Este punto se replicará en todas las instalaciones del lugar.

Sombrillas: el máximo habilitado será de cuatro personas y cada balneario tendrá la posibilidad de garantizar “una distancia mínima de dos metros” entre cada unidad. Al igual que las carpas, las sombrillas deberán ser desinfectadas de manera diaria al finalizar cada jornada.

Baños y vestuarios: podrán tener una capacidad máxima de personas limitada en función a la cantidad de inodoros y mingitorios con los que cuenten cada uno de ellos. Lo mismo ocurrirá con las duchas, mientras que en los vestuarios solo se permitirá una persona cada dos metros cuadrados de superficie. Se deberán aguardar turno para ingresar. Por otra parte, el balneario deberá contar con una persona en la entrada.

Piletas y gimnasios: sólo se permitirá una persona cada dos metros cuadrados de superficie de la piscina o el spa. Los turnos serán de una hora y deberán ser solicitados previamente en la administración. Sillas, mesas y reposeras deberán ser desinfectados periódicamente cada dos horas. Los gimnasios se regirán con las medidas ya aprobadas en los últimos días por la autoridad sanitaria municipal.

Juegos infantiles: sólo se permitirá una persona cada dos metros cuadrados de superficie. Los niños deberán ir acompañados solamente por un adulto, y los juegos serán desinfectados cada dos horas durante la jornada de apertura del balneario.

Capacitación: el protocolo presentado al municipio hace especial hincapié en la capacitación del personal, la limpieza de manos frecuente, el uso de barbijo (en espacios cerrados como oficinas) y la colocación de cartelería alusiva a la pandemia y sus protocolos en todas las instalaciones.

Caso sospechoso: el balneario deberá aislar a la persona involucrada, no tocará sus pertenencias, llamará a los teléfonos habilitados por la Municipalidad e informará que hay una persona considerada como “caso sospechoso de COVID-19”.

Mensajero Web