domingo, 20, septiembre, 2020
CubaOnLine

José María Arrúa, ministro de Turismo de Misiones, conversó con este medio acerca del balance de la prueba piloto y opinó sobre el DNU emitido por el gobierno.

A partir de la determinación por parte del Gobierno nacional de prohibir el turismo interno por 15 días, son muchos los destinos que se vieron afectados ante la posibilidad de tener que dar marcha atrás, luego de haber reiniciado la actividad de manera escalonada. Uno de los ejemplos más recientes es la provincia de Misiones, que hace dos meses, con el objetivo de probar los protocolos sanitarios, habilitó la gastronomía, luego abrió los parques provinciales y nacionales y, finalmente el alojamiento; en todos los casos, sólo para residentes locales.

Si bien la única actividad que faltaba activarse era el transporte, desde el Ministerio de Turismo de la provincia tenían la intención de hacerlo el fin de semana que viene, aunque debido al DNU emitido por el presidente de la Nación, debieron levantar el pie del acelerador. Sin embargo, hasta el momento la prueba piloto viene mostrando buenos resultados, con más de diez mil habitaciones habilitadas para la llegada de visitantes. Además, según datos recientes otorgados por la cartera provincial, durante el penúltimo fin de semana hubo más de mil pernoctes y dos mil ingresos a parques nacionales y provinciales.

En ese contexto, José María Arrúa, ministro de Turismo de Misiones, conversó con Mensajero acerca de esta nueva etapa que están experimentando: “Misiones tiene la característica de tener un segmento de alojamientos en el que muchos son emprendimientos familiares, pymes, hoteles de ruta o cabañas. Con lo cual, sacando Iguazú y Posadas, que tienen una hotelería bastante corporativa, el desempeño fue muy bueno. Y vimos en estos últimos dos fines de semana que son los que tenían más demanda”. Además, durante este primer período comenzaron a reflejarse las reprogramaciones de los que habían reservado para los primeros días en los que la actividad se vio afectada por la llegada de la pandemia al país.

“Vamos empezando a ver cómo tímidamente se empieza a mover más la gente y fundamentalmente estamos tratando de dar la seguridad y la garantía de que los protocolos se cumplan. Esa situación de confianza es lo que hoy necesita el pasajero y, por supuesto, también el trabajador y el empresario“, agregó el funcionario.

Con respecto al DNU 641/2020 comunicado por Alberto Fernández, Arrúa explicó que el hecho de que la provincia tenga controlada la situación sanitaria es motivo suficiente para no dar marcha atrás con el turismo interno: “Tenemos las actividades focalizadas, autorizadas y medidas con la app ‘Misiones Digital’. A nosotros nos rodean cerca de 180.000 casos de COVID entre Brasil, Paraguay, y algunas provincias argentinas. Acá tenemos 50, de los cuales sólo dos están internados”.

Además, explicó que el gobernador Oscar Herrera Ahuad sólo tomará del decreto la parte que prohíbe las reuniones sociales, ya que son aquellas que no tienen manera de ser controladas: “Por ahora no hay cambios ni tampoco tuve ningún llamado del Comité de Crisis. Ellos compartían esta visión. Así que esperaremos a ver cómo sigue, pero en principio estamos en condiciones de seguir con las actividades turísticas e incluso hacer una semana más de prueba piloto”.