sábado, 8, agosto, 2020
CubaOnLine

La entidad hizo una presentación en la Jefatura de Gabinete que incluye una serie de puntos que buscan dar oxígeno hasta que se recomponga la actividad.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME)  prevé que va a haber una «avalancha» de presentaciones de concursos y de quiebras cuando Tribunales empiece a actuar.
En este marco, están pidiendo que se realice una reforma a la Ley 24.522 de Concursos y Quiebras o incluso que se sancione la ley de Emergencia, entendiendo el contexto de excepcionalidad que se está viviendo. «Permitiría que se prorroguen algunos plazos que están previstos en la legislación», detalló Salvador Femenía, asesor de CAME y presidente de la Cámara de Comercio de Moreno. 

En este marco, además de un proyecto que espera su momento en la Cámara de Diputados, la confederación presentó un proyecto ante la Jefatura de Gabinete en el que se incluye una serie de puntos que consideran «importantes para mitigar un poco el daño y las consecuencias y llevar el problema un poco más hacia adelante».  «Teniendo en cuenta que cuando se reinicie la actividad va a ser muy complicado. Ya se está viendo en los negocios que están trabajando una fuerte caída de la demanda, de la apertura hasta que se pueda normalizar va a pasar mucho tiempo y se va a notar en la estructura del comercio y empresas de todos los rubros la caída del PBI», explicó Femenía. 

Algunas de estas cuestiones incluyen la suspensión de la ejecución de demandas judiciales; que las cuotas, determinadas luego del concurso,  tengan como vencimiento un año hacia adelante; que se postergue a 180 días los pedidos de quiebra; que se gestione ante el Banco Central y que modifique el marco regulatorio para que el sistema financiero le pueda prestar a las empresas concursadas; y que puedan seguir contratando con el estado, entre otros puntos. 

Para cerrar, el asesor de CAME explicó que en Moreno, por ejemplo, ven una caída del 30% en lo referido a comercios. «En capital ya hay cerrado 25 mil locales. Si arranca la actividad mañana o principios de septiembre va a ser muy complicado porque no hay demanda, primero porque las condiciones económicas y con la falta de expectativas se consume mucho menos. El que puede se refugia en otro tipo de inversiones. Cuando se llega a un estado como el actual darlo vuelta lleva un proceso que no es inmediato», comentó.