sábado, 8, agosto, 2020
CubaOnLine

La asociación que nuclea a hoteles, restaurantes, confiterías y cafés solicitó la sanción de una ley de emergencia para rescatar del abismo a 8000 establecimientos.

Luego de 120 días de parálisis total por el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, las espaldas financieras de hoteles, restaurantes, confiterías y cafés de la Ciudad de Buenos Aires no aguantan más. Según AHRCC, hay 8000 locales «al borde del abismo», sin facturación o con ingresos mínimos por ventas marginales. En ese marco, la entidad le solicitó al Gobierno que encabeza Horacio Rodríguez Larreta y a la Legislatura porteña la urgente sanción de una ley de emergencia hotelera y gastronómica.

La noticia fue difundida por la propia institución a través de un duro comunicado, que da cuenta de la delicada situación que atraviesa el sector. Si bien hasta las 17 horas del martes aún no había ingresado formalmente el pedido, desde la asociación le confirmaron a Mensajero que la gestión se iba a realizar en el transcurso del día. «Tenemos reuniones permanentes con las autoridades del GCBA. Si lo estamos pidiendo es porque vemos alguna posibilidad de que nos puedan otorgar esto», le dijo a este medio un dirigente de AHRCC.

En la misiva que se difundió a través de los medios de comunicación, se le advirtió al Gobierno porteño que «la mayoría no podrá mantenerse con vida una vez que se retome la actividad». «Para salvarlos es indispensable actuar ahora, antes de que sea demasiado tarde», completaron.

¿Cuáles son las medidas que solicitan incluir en la ley? En primer lugar, la suspensión del pago de Ingresos Brutos luego de la reapertura de los establecimientos y una paulatina reducción hasta su desaparición. También remarcaron que deberían pausarse por un año los cobros en concepto de ABL y publicidad, así como la eliminación del sector hotelero-gastronómico como agente de retenciones y percepciones.

Por otro lado, insistieron en la devolución de los saldos a favor del SIRCREB y en la supresión del régimen para este rubro, algo que los dirigentes vienen exigiendo con insistencia hace un largo tiempo. En materia crediticia, pidieron que se extiendan los plazos de gracia para el pago de cuotas, que actualmente son de tres meses, y requirieron la puesta en marcha de créditos a tasa 0%.

A su vez, propusieron que se habilite el estacionamiento en ambas cuadras en Puerto Madero y extender los plazos para la libre circulación de vehículos y estacionamiento en calles aledañas a los establecimientos hoteleros y gastrónomicos ubicados en Microcentro. La prórroga por un año de los vencimientos de todos los trámites obligatorios para la actividad fue otra de las peticiones.

En última instancia, señalaron que se deberían eliminar el impuesto de sellos, suspender el cobro por servicios de recolección de residuos, eliminar la obligatoriedad de contratar servicios privados de recolección y tomar el pago de alquileres durante el ASPO a cuenta de impuestos y otros compromisos.

«Para que los porteños y los turistas que visitan la ciudad puedan volver a disfrutar de una cena en un restaurante o un bodegón; para que puedan volver a disfrutar de un café o una cerveza con amigos en un bar; para que los visitantes puedan hospedarse en hoteles con calidez humana, es indispensable que se tomen medidas urgentes», concluyeron desde AHRCC.