sábado, 8, agosto, 2020
CubaOnLine

Ariel Ybarra y Mauro Flores, presidente y vicepresidente del Instituto de Turismo del Chaco, le contaron a Mensajero los avances de un circuito turístico lejos de Resistencia.

Si bien es una de las provincias que más se vio afectada por la gran cantidad de casos de coronavirus registrados, Chaco empieza a enfocarse en el nuevo turismo postpandemia a través de un circuito lejos de Resistencia.

El proyecto abarca espacios naturales abiertos, un campo de meteoritos (Campo del Cielo, que contiene cráteres y rocas caídas del espacio hace 4000 años) y dos parques nacionales como El Impenetrable y Chaco, que se destacan por la gran diversidad de paisajes, flora y fauna.

Si bien la primera etapa de la actividad será solamente para el turismo local, Resistencia y sus alrededores quedarán al margen, principalmente por la gran cantidad de casos de COVID-19 registrados hasta el momento. De hecho, las autoridades consideran otras opciones de acceso con las provincias aledañas para cuando se autorice la actividad, con rutas que llegan desde el sudoeste procedentes de Santiago del Estero, Santa Fe y Córdoba, uno de los centros emisores más importantes.

Ariel Ybarra, presidente del Instituto de Turismo de Chaco, habló con Mensajero e imaginó cómo será el día después de la pandemia: «Creemos que habrá una reactivación por el turismo de cercanía. Habrá grupos reducidos, con una necesidad de integrar corredores verdes, ya que pensamos que la naturaleza y los espacios abiertos serán los productos estrella. Hay una necesidad de evitar los grandes centros urbanos».

«Pensamos un esquema para que el ingreso fuerte de turistas sea fuera de Resistencia y su aeropuerto. La idea es que la entrada sea por otras vías de acceso, como por ejemplo la localidad de Gancedo, en el sudoeste de Chaco, a través de rutas nacionales pavimentadas. Apuntamos a mercados emisivos, como el centro del país o Córdoba», agregó.

Finalmente Mauro Flores, vicepresidente de la institución chaqueña, también dialogó con este medio, y mostró su preocupación al momento de opinar sobre la visión que hay hoy en día sobre Chaco: «Sin dudas, fue la provincia más damnificada en su imagen. Desafortunadamente el coronavirus causó un daño muy severo en nuestra reputación. Tenemos que volver a posicionar nuestra región como destino turístico. Estamos muy mal vistos, al igual que CABA y PBA».