miércoles, 5, agosto, 2020
CubaOnLine

Horacio Preneste, gerente general de Andes Líneas Aéreas, le contó a Mensajero cómo imagina la programación de vuelos para la vuelta a la actividad.

Durante el último tiempo, la industria aerocomercial viene atravesando tormentas relacionadas con las vicisitudes en la economía nacional y la situación sanitaria en torno a la pandemia que aqueja al mundo. Mientras algunos de los gigantes de la aviación muestran sus primeras dificultades para soportar la turbulencia, otras aerolíneas esperan el momento para comenzar a carretear.

Tal es el caso de Andes Líneas Aéreas, la compañía que lleva 14 años volando por el país y que, a partir del parate que vive el turismo, se encuentra a la espera de que se restablezcan los vuelos de cabotaje para despegar. “No es cuestión de cargar combustible, inflar los neumáticos y salir. Tenemos que hacer un montón de cosas, entre ellas, ver cómo se recompone el capital de trabajo. Pero la voluntad está puesta en que seguimos, esa es la realidad”, remarcó Horacio Preneste, Gerente General de la aerolínea, en una charla con Mensajero.

Previo a la pandemia, la situación que vivía Andes no desentonaba con la coyuntura de la aviación en general. La seguidilla de devaluaciones que golpearon a la industria dificultó, a partir de agosto de 2019, la problemática con respecto al pago de los sueldos. Sin embargo, el empresario manifestó sus intenciones de sostener los puestos de trabajo de sus 250 empleados, aún durante esta etapa de inactividad: ”El compromiso de toda la gente y la idea de que de esto salimos todos juntos son una realidad. Hoy, mantener la fuente de trabajo ya no es un objetivo, sino una decisión social”.

Sin embargo, desde la aerolínea esperan por la decisión de emitir políticas aerocomerciales que beneficien al sector, como el desarrollo de una tarifa mínima para evitar la competencia entre las compañías y la implementación de mecanismos de coordinación, de manera tal que no se repitan los mismos horarios para los mismos destinos.

«Hoy, mantener la fuente de trabajo ya no es un objetivo, sino una decisión social»

Horacio Preneste, Gerente General de Andes Líneas Aéreas.

Por otro lado, Preneste puso en palabras su visión del nuevo turismo y cómo incidirá en la industria aerocomercial: “Hay que tener la actitud de establecer la necesidad del servicio público del transporte aéreo. No hay que pensar que van a volar turistas, sino gente que deba viajar por necesidades médicas, cuestiones familiares, traslados indispensables, etcétera. El transporte del pasajero corporativo se va a ver reducido como consecuencia de que van a bajar los negocios y que además se habilitaron los medios digitales para hacer reuniones, lo cual hace que haya que moverse menos”.

En ese contexto, el empresario explicó que el regreso de Andes a la actividad se va a dar con una programación reducida: su idea es comenzar con tres vuelos semanales a Salta, tres a Jujuy y tres a Madryn y Comodoro, utilizando sólo una de sus cinco aeronaves: «No vamos a poner en riesgo todo lo que vamos haciendo en función de perder. Hay que tener mucho cuidado porque puede terminar hundiendo todo el esfuerzo hecho hasta ahora, por eso vamos a ser muy modestos en nuestro comienzo».

“Me preguntaban si vamos a sacar a volar los cinco aviones. (Ríe) No, ni de casualidad. Va a haber una demanda mucho más reducida, porque hasta que el coronavirus se transforme en una cuestión del pasado, la gente va a tener temor. Las provincias que abrieron ya tuvieron que cerrar porque hubo brotes. Lo más importante es estar preparados para cuando esto se supere y no forzar la reanudación”, sentenció.