sábado, 8, agosto, 2020
CubaOnLine

La decisión busca que el Gobierno nacional habilite fondos en el corto plazo para amortiguar las pérdidas que se prevén en la temporada invernal.

Alguna vez, un funcionario argentino exclamó: «hay que pasar el invierno», dejando marcada a fuego una frase que con los años pasó a formar parte del lenguaje nacional. En Bariloche, por ejemplo, el blanco paisaje que se dibuja a la vera de la ruta, en las montañas y en las adyacencias del Cerro Catedral se contrasta con el oscuro panorama que define la imposibilidad de recibir visitantes en la época más exitosa del año.

Con 55 casos positivos de coronavirus en la ciudad, los actores del turismo local dan por perdida la temporada de invierno y prevén pérdidas por 10.000 millones de pesos (cabe mencionar que la actividad supone el 50% del PBI de Bariloche). En ese marco, la Legislatura de Río Negro declaró a la localidad y a toda el área de la Cordillera «Zona de Desastre Económico y Social», decisión que fue aprobada por unanimidad y que tendrá vigencia por un plazo de 180 días.

A partir de esta determinación se solicita a Nación y al presidente Alberto Fernández que se habiliten fondos en el corto plazo, para amortiguar las pérdidas que se generarán entre julio y septiembre, lapso en el que, en situaciones regulares, se generan más ingresos. Sin ir más lejos, durante el invierno del año pasado, el turismo en la localidad dejó un saldo de 6000 millones de pesos.

El comunicado emitido por la Legislatura provincial señala que «la iniciativa, en su parte resolutiva, establece facultar al gobierno de Río Negro para conceder los beneficios tributarios, totales o parciales a los contribuyentes”. “Una vez declarado el estado de desastre Económico y Social, el Poder Ejecutivo Provincial deberá solicitar al organismo nacional competente la adopción de igual decisión en el orden Nacional”, agrega.