martes, 7, julio, 2020
CubaOnLine

Junto con las provincias y los privados, la cartera turística elaboró está guía con recomendaciones. Entre otros puntos, hace hincapié en evitar aglomeraciones.

Ayer se presentó el protocolo para prestadores, el cual está destinado a profesionales y organizaciones que ofrecen servicios turísticos en todo el territorio nacional. Por ejemplo, es para alojamientos, guías, centros de esquí; para quienes se desempeñan en áreas naturales y protegidas, en museos, en bodegas, venta de productos y atención al público, turismo activo, de salud, entre otros.

En líneas generales, este documento propone la adopción de medidas preventivas ante el coronavirus, genéricas y aplicables a actividades recreativas, culturales, servicios profesionales y/o prestados en Áreas Naturales, y en comercios turísticos, y para todas aquellas actividades vinculadas directa e indirectamente con el turismo.

Algunos de los temas abordados son la planificación de las salidas o tours con otros prestadores, organizaciones u operadores turísticos a fin de evitar las aglomeraciones en las áreas y atractivos, garantizando un uso ordenado y seguro de los espacios de visita y esparcimiento. También, fomentar la gestión de la reserva y el pago del servicio turístico de manera electrónica.

«En el transporte de visitantes se sugiere implementar procedimientos de sanitización para los vehículos y transitar con personas sentadas en sus plazas, siempre con previa reserva del lugar», detalla la guía desarrollada por el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación.

Pero además, trabajaron para su confección el Instituto de Calidad Turística Argentina (ICTA), la Cámara Argentina de Turismo (CAT), la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT) y las provincias a través del Consejo Federal de Turismo.

El denominado Protocolo COVID-19 para Prestadores turísticos también incluye sugerencias con respecto al equipamiento. «Este debe manipularse sin intervención ni contacto con el personal y aplicarse las prácticas de desinfección para su reutilización», indica.

En términos de seguridad e higiene, explica que se deben ventilar los ambientes, limpiar y desinfectar los mostradores y las áreas comunes de atención al turista. En todos los casos, resultan claves las medidas de distanciamiento social, higiene de manos (con agua y jabón o solución a base de alcohol al 70%) y respiratoria. Asimismo, el protocolo contempla situaciones de emergencias en las que se recomienda extremar las medidas de protección y mantener el distanciamiento social.