martes, 4, agosto, 2020
CubaOnLine

En la ciudad chubutense esperan tener pasajeros locales a partir de agosto, aunque mantienen la cautela por el reciente aumento de casos en la provincia. 

La evolución de la pandemia es tan dinámica como inesperada. Cuando la situación parece estar controlada, un pequeño brote de contagios en pocos días hace que todo un destino se replantee su futuro. Eso es lo que está ocurriendo actualmente en Chubut, que debió volver a la fase 2 del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio en varios de sus municipios a raíz de un incremento de 51 casos en poco más de una semana. Si bien hasta ahora Esquel no registró ningún contagio, tuvo que postergar sus aspiraciones de reabrir la actividad turística a partir de esta nueva coyuntura.

Mariano Riquelme

Luego de que el presidente Alberto Fernández decretara que todo el país, salvo el AMBA y algunas provincias puntuales, pasaría a la fase de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio, muchos destinos comenzaron a delinear los protocolos para volver a recibir pasajeros. Esquel fue uno de ellos. De hecho, ya cuenta con lineamientos específicos para el centro de esquí y con los mecanismos necesarios para que los residentes en Chubut puedan tramitar sus permisos y viajar.

Todo marchaba bien y hasta había una fecha tentativa para la vuelta a la actividad: primeros días de julio. No obstante, la marcha atrás en los principales centros urbanos del distrito, como Trelew, Puerto Madryn, Rawson y Comodoro Rivadavia, obligó a modificar los planes. «Ahora lo estamos viendo, quizás, para agosto. Tenemos que esperar unos 15 o 20 días para ver cómo evoluciona todo y recién ahí tendremos un panorama más claro», dijo Mariano Riquelme, secretario de Turismo y Producción municipal, en diálogo con Mensajero.

A su vez, consignó que la actual coyuntura requiere de un monitoreo constante: «Estamos trabajando y evaluando todo el tiempo cómo va la situación epidemiológica. Hasta hace unos días prácticamente no había casos ni circulación viral en ninguna ciudad. Hace un par de días empezó a desbordarse un poco y hoy tenemos varios contagios. Eso condiciona un poco».

La buena noticia, en este caso, vino por el lado del sector gastronómico, que la semana pasada volvió a trabajar abierto al público, aunque con estrictas pautas sanitarias. En ese marco, las autoridades municipales destacaron que hubo un tráfico de gente incesante pasando por los locales, siempre respetando las distancias recomendadas.