miércoles, 23, septiembre, 2020
CubaOnLine

El fin de semana largo significó para la provincia una buena oportunidad para reactivar el turismo interno.

Dentro de la nueva etapa que la situación sanitaria ha delineado en el turismo mundial, como consecuencia de los cuidados en torno a la pandemia, los destinos argentinos comienzan poco a poco a levantar la cabeza y, según lo permita la realidad que cada provincia, a iniciar el camino progresivo hacia la reanudación de la actividad.

En Salta, por su parte, el fin de semana largo se presentó como una ocasión ideal para poner en marcha la reactivación. El viernes, dentro de la misma ciudad capital, los bares y restaurantes ampliaron su horario hasta la medianoche, con una gran cantidad de personas en las calles y estrictos controles que dieron cuenta de algunas infracciones por parte de aquellos pobladores que se resistían a respetar los protocolos sanitarios. Por otro lado, el sábado se notó una circulación mucho más moderada.

En otro orden de cosas, en el interior de la provincia, Cafayate y Cachi fueron las localidades que recibieron una mayor ocupación en alojamientos, mientras que Chicoana, Coronel Moldes y la zona del Dique Cabra Corral presentaron una buena demanda gastronómica. Para poder llevar adelante la iniciativa, desde el sector privado implementaron vouchers de servicios, que se adquieren al realizar la reserva y sirve al turista para justificar el traslado hasta el lugar del destino.

Con respecto a los protocolos, en los locales gastronómicos se debió ingresar respetando el distanciamiento social y usando barbijo. Además, se instalaron trapos impregnados en los pisos, a fin de limpiar las suelas de los calzados de los comensales y se dispuso de alcohol en gel tanto en la entrada como en cada una de las mesas. “No hay demasiado secreto en esto más que cuidarnos, con responsabilidades asumidas desde el deber cívico“, opinó Carlos Eckhardt, presidente de la Cámara de Turismo de Salta, en una charla con Mensajero.

Por otro lado, el dirigente explicó que no tienen grandes expectativas desde el punto de vista económico: “Creemos que hasta septiembre u octubre no vamos a tener respuesta concreta del mercado, ya que el desarrollo dependerá de la conectividad, cuya reactivación todavía no está resuelta”. Cabe aclarar que, en 2019, el consumo de salteños en la provincia no ha superado el 12%, y en algunos lugares tuvo picos de hasta el 30%. “Ningún destino, por más que esté al 100% de ese 12%, va a generar impacto en la economía real de los prestadores. Pero es todo un desafío a prueba y error de poner en práctica los protocolos, y que este esfuerzo llegue a la gente de la provincia”.

El nuevo panorama que se está comenzando a colorear en Salta abre un poco más las puertas a una nueva oportunidad para la actividad en el NOA. “Junto con Jujuy y Catamarca, el turismo intrarregional es muy posible. Antes de llegar a esa etapa, tenemos otras áreas que abarcar y que son muy sensibles, como la salud, la seguridad y la economía”, detalló Carlos Eckhardt. “Mañana es el aniversario del fallecimiento de nuestro héroe (Martín Miguel de Güemes) y van a estar ambos gobernadores en Salta, y seguramente se pueda dar media vuelta de tuerca al proyecto”, adelantó.

Finalmente, el presidente de la Cámara de Turismo de Salta destacó el esfuerzo de los actores del sector privado: “Son los que, en este momento, como siempre lo han hecho, actúan con responsabilidad y compromiso. Durante mucho tiempo, con pérdida de rentabilidad y hoy jugando el resto. Y esperando que llegue ese septiembre, en el que podamos encontrar los resultados de este desafío”.