lunes, 8, marzo, 2021
CubaOnLine

Los números que publicó ALTA dan cuenta de una retracción del 97% en la cantidad de pasajeros transportados, que apenas superó el millón de personas.

Más allá de lo estruendosa que suene la cifra, una caída del 97% en la cantidad de pasajeros transportados durante abril era un escenario más que lógico y esperable. Finalmente, la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) dio a conocer las cifras correspondientes al cuarto mes del año, y con ellas quedó más que clara la fuerte repercusión que tuvo la pandemia de COVID-19 en la industria.

Las aerolíneas de la región llevaron a una cantidad de personas que a duras penas superó el millón, contra los 34.223.477 viajeros que hubo en el mismo período del año pasado. De hecho, en todo el mes volaron menos pasajeros que en cualquier día de abril de 2019. Si se quiere ser todavía más gráfico, hay que remontarse hasta 1960 para encontrar el mismo registro en cantidad de clientes volando en América Latina.

Los únicos mercados que continuaron funcionando con relativa “normalidad” fueron los de México, Brasil y Chile, aunque así y todo presentaron retracciones superiores al 90%. Las rutas con más operación fueron México–Cancún  (42.300 pasajeros), San Pablo–Río de Janeiro (30.419) y Santiago de Chile–Calama (22.200). En el ámbito internacional, México–Houston (6100 pasajeros), San Pablo–Frankfurt (5900) y México–Atlanta (5600) fueron las que sobresalieron en medio de este pálido contexto.

Con una caída acumulada anual que ya alcanzó el 30%, las aerolíneas de la región ya perdieron más de 10.000 millones de dólares en ingresos y cerca de 43 millones de pasajeros. El panorama no cambiará con las estadísticas de mayo, ya que las condiciones sanitarias y las restricciones a la movilidad siguieron siendo similares en todos los países. Sin embargo, desde ALTA creen que junio llegará con un muy leve repunte por la apertura de algunos mercados, como Ecuador y Panamá.

“Basados en los anuncios realizados por las autoridades de la región, se estima que para septiembre ya todos los destinos tendrán levantadas las restricciones de viaje”, dijeron desde la asociación. No obstante, según sus pronósticos, la industria llegará a diciembre de 2020 operando al 50% de su capacidad y habrá que esperar hasta 2025 para retomar los niveles de 2019.

“Tenemos por delante una gran oportunidad de trabajo coordinado para acoplar el transporte aéreo a la nueva normalidad que recién comienza”, sostuvo José Ricardo Botelho, presidente y CEO de la entidad.