miércoles, 8, julio, 2020
CubaOnLine

Las empresas se mostraron conformes por los 500 millones para el sector que anunció Transporte, aunque alertaron que solo el 30% de los empleados cobró el ATP.

Los ómnibus de larga distancia están detenidos desde dos días antes de la declaración de la cuarentena, porque como era fin de semana extra largo y se temía mayor cantidad de contagios se cortó la circulación terrestre y aérea.
En este contexto de cero ingresos, se vuelve necesaria la ayuda del Gobierno nacional para lograr la subsistencia. «Son compañías pensadas para no detenerse y desde que empiezan a no funcionar acumulan un déficit que se registra en millones de pesos. Salvo los servicios de repatriación que hicimos, la actividad está paralizada en un 99%», explicó Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Buses de Larga Distancia (CELADI).

Antes de la pandemia, las 100 empresas, 17 mil trabajadores, que integran el sector conectaban a 1600 destinos. Para tratar de paliar la situación, Gaona explicó que vienen trabajando con el Ministerio de Transporte arduamente pero también con el Ministerio de Turismo y Deportes directamente y a través de la Cámara Argentina de Turismo  (CAT).
«Planteamos el escenario en dos aspectos. Primero, cómo garantizar que todos los trabajadores tuvieran ingresos en un sector que estaba detenido. Por la masa salarial se necesita 700 u 800 millones de pesos. El segundo era cómo sostener a las compañías en una situación lo menos complicada posible y así darles oxigeno», relató el vocero de CELADI.

Con respecto al primer punto, explicó que se llegó a un acuerdo con el gremio y acordaron una suma fija para cada trabajador en forma plana y con eso se logró que las empresas fueran incluidas en los ATP.

«Hoy lo que nos tiene con muchísima preocupación es que de los 17 mil trabajadores solo un 30% cobró los ingresos de abril. Esto  es lo que nos desvela porque hay cerca de 10 mil o 12 mil trabajadores que no les llegan los fondos», resaltó.

Aunque aclaró, que el sector en su conjunto fue incluido pero después por cuestiones, más bien de tipo burocráticas y técnicas, no les sale la autorización. «La verdad es que estamos a pocas horas de comenzar junio y no cobraron abril«, explicó con preocupación.

En relación con el segundo punto, indicó que después de que se evaluara desde el Estado diferentes medidas, como la posibilidad de que accedieran a créditos de tasa cero, finalmente encontraron un mecanismo. «No es un subsidio si no un adelanto de fondos que las empresas no le tenemos que devolver directamente como era la idea original, si no con trabajo, como los humanitarios  u otros viajes o lo que considere el ministerio», acotó Gaona.

Este Programa de Emergencia del Transporte Público Interurbano de Pasajeros (PEPT) incluyé un fondo total de 500 millones de pesos que serán aportados por única vez pero que el vocero de Celadi resaltó que la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial deja abierta la posibilidad a que se sume una vez más. «El Programa incluirá, la planificación, diseño e instrumentación del régimen al que se someterán las prestaciones de servicios que las empresas deberán proveer como contraprestación de las acreencias percibidas en virtud de la presente resolución. Se incluirán las acciones que fueran necesarias para la reimplementación de servicios públicos de transporte automotor de pasajeros, cuando las circunstancias técnico operativas así lo permitan», detalla la Resolución 122/2020 del Ministerio de Transporte.

¿Cómo se dividen los 500 millones? En función del parque móvil de las empresas, es decir la cantidad de colectivos con los que cuente cada empresa. Si bien en el anexo está detallado el monto que va a cada una, Gaona indicó que hay algunas que no aparecieron en los listados y por eso están trabajando para que ninguna se quede afuera. «Esperamos que la implementación sea cuanto antes. Es una buena noticia, alentadora pero también estamos temerosos porque lo que se anunció antes (los ATP) y no se termina de concretar», resaltó.

Finalmente, hizo hincapié en que la ayuda sirve pero no es que están salvados. «Cuando empezó el parate, el análisis económico de las cámaras decía que por día, incluyendo salarios, el número rondaba los 100 millones diarios de déficit. Hoy es número si se cumple el pago de los ATP se reduce bastante. Por eso este anuncio ayuda, pero en paralelo debe ir con que se cumplo lo prometido a los trabajadores porque la condición de ellos es desesperante», destacó Gaona. Y agregó: «No queremos apagar una buena noticia pero hay que ver cuando los fondos terminan acreditándose». Por último, comentó que mientras siguen trabajando con el ministerio con algunas opciones para volver a operar, así como en los protocolos.