viernes, 28, enero, 2022
Fitur2022

El informe mensual de ALTA arrojó una caída en la cantidad de pasajeros transportados en el continente por primera vez en cuatro años.

Finalmente, llegaron las primeras cifras del desplome aerocomercial provocado por la pandemia de coronavirus. Como cada 30 días, la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) publicó el reporte mensual correspondiente a marzo de 2020, con cifras negativas en todos los mercados, algo que no ocurría desde 2016. Las caídas drásticas que se observan en el estudio responden, naturalmente, a que se trata del período en que los gobiernos regionales comenzaron a aplicar las medidas de restricción a los viajes, cierres de fronteras y cuarentenas obligatorias.

En ese marco, la reducción en el tráfico aéreo latinoamericano del tercer mes del año fue de 17,5%, lo cual corresponde a 6.600.845 pasajeros menos en la comparación interanual (31.093.528 contra 37.694.373 personas transportadas en 2019). El más golpeado fue el mercado intra Latinoamérica, que cayó un 27%.  De esta manera, el primer trimestre lleva un acumulado de -5,4%. Por su parte, el factor de ocupación también sufrió una contracción de 10,4 puntos porcentuales.

Los viajes desde y hacia Latinoamérica y el Caribe en todas las aerolíneas que operan en la zona disminuyeron 23,6%. El tráfico doméstico se redujo en todos los países, con 11,1% menos que el año anterior. En tanto, los vuelos internacionales dentro de la región llevaron 3.300.000 pasajeros, mientras que en los extrarregionales hubo 10.400.000, totalizando 13.700.000 personas. El mercado Argentina-Brasil pasó de tener 392.785 viajeros en 2019 a tan sólo 257.347 en el mismo mes de 2020 (-34,5%). Por su parte, el flujo entre Argentina y Chile tuvo una variación negativa similar que rondó el 34%. La caída más fuerte fue con Perú, que registró un importante descenso de 44,7%.

“Las pérdidas para la industria y las economías de la región son aún incalculables e incrementan cada día. Sin embargo, el transporte aéreo se mantiene resiliente, prestando servicio esencial humanitario a través de vuelos de repatriación y operaciones de carga necesarias para los países, sus ciudadanos y el comercio”, declaró el presidente de ALTA, Luis Felipe de Oliveira, quien solicitó ayuda de los Estados para aliviar costos y mejorar el flujo de caja de las compañías.

Si bien los números son muy negativos, se espera que los reportes de abril y mayo lleguen con guarismos aún más pálidos por la extensión de la pandemia en todo el mundo.