sábado, 4, diciembre, 2021

Emiliano Felice, secretario de Turismo de la ciudad, le contó a Mensajero cuáles son las medidas en carpeta para la pronta vuelta a la actividad.

En el contexto de esta pandemia que le ha puesto una pausa de tiempo indeterminado al turismo mundial, algunos destinos se encuentran ante la necesidad imperiosa de reactivarse lo antes posible. Y en un momento en el que no hay estrategia de marketing que valga para atraer a los visitantes, los centros turísticos del país deben priorizar otros aspectos para pensar en un pronto retorno a la actividad.

En Villa Gesell, por ejemplo, la sociedad está acostumbrada a vivir con lo que puede cosechar durante la temporada, no solo en verano, sino también en el período de vacaciones invernales y en fines de semana largos. Es por eso que, con el objetivo de amortiguar un posible golpe a la economía local, se decidió poner en marcha un plan que asegure la pronta recuperación del turismo.

“Nosotros creemos firmemente que la mejor acción de marketing que puede realizar un destino va a tener que estar vinculada estrictamente a dar un mensaje que dé garantías al turista de que cuando pueda y quiera salir de viaje, podrá ir a un lugar que le dé la sensación de seguridad desde el punto de vista biológico y sanitario”, le explicó a Mensajero Emiliano Felice, secretario de Turismo de Villa Gesell.

En ese marco, la “Norma de seguridad sanitaria para actividades turísticas de Villa Gesell” consiste en una serie de requisitos que deberá cumplir cada sector (hotelería, locales gastronómicos, actividades y balnearios) para que cada uno tenga su propio proceso de seguridad sanitaria. A partir del mismo, el prestador podrá tramitar el sello de calidad otorgado por la Municipalidad. Este procedimiento encierra “una estrategia del desino para poder salir rápidamente a trabajar”, indicó Felice.

Actualmente, Villa Gesell no presenta casos de infectados de coronavirus. Este resultado tiene mucho que ver, según explica el funcionario, con la firmeza con la cual se han tomado las medidas de protección del destino: Así como se restringió el acceso a la localidad, estamos pensando en acciones para que se disperse el público en las playas, que tienen que ver con una distancia mínima”. Es que de la misma manera que se trabaja en los restaurantes para que las mesas estén lo suficientemente separadas, los 60 kilómetros de costa con los que cuenta la ciudad podrán ser aprovechados para “utilizar un tipo de mecanismo que que oriente al turista a esparcirse”.

Finalmente, Emiliano Felice expresó su deseo de que esta determinación sirva como puntapié inicial para que el resto de los destinos del país implementen normas sanitarias junto con el sector privado, en busca de una recuperación del turismo a nivel nacional.