viernes, 23, abril, 2021

Cinco representantes del bloque de la Unión Cívica Radical pidieron resoluciones concretas para sostener la actividad de empresas prestadoras y agencias de viajes.

Los diputados Alfredo Cornejo, Jimena Latorre, Federico Zamarbide y Luis Petri, y la senadora nacional Pamela Verasay presentaron un proyecto de resolución, en el que le pidieron al Gobierno nacional la implementación de distintas medidas para sostener la actividad de empresas prestadoras y agencias de viajes, con el propósito de cumplir las obligaciones contractuales interrumpidas por la pandemia de coronavirus.

Este proyecto de resolución contiene una solicitud específica al Poder Ejecutivo Nacional para contrarrestar los graves efectos para el sector turístico. De hecho, hace un mes, los legisladores radicales presentaron un proyecto de ley para declarar la emergencia económica en la industria turística, ya que es una de las principales actividades afectadas por esta crisis sanitaria global.

La petición, a la que accedió Mensajero, indica que “las medidas que por vía reglamentaria se dispongan deberán contemplar el supuesto de contratos de viaje combinado, que hayan sido cancelados con motivo del COVID-19. En tal caso, el organizador, o en su caso el minorista, podrán entregar al consumidor o usuario una nota de crédito conocida en el sector como voucher para ser utilizado dentro de un año a partir de la finalización de la vigencia del estado de alarma y sus consecutivas prórrogas, por una cuantía igual al reembolso que hubiera correspondido en caso de resolución unilateral. Transcurrido el período de validez del voucher sin haber sido utilizado, el consumidor podrá solicitar el reembolso completo de cualquier pago realizado, en tanto y en cuanto esos mismos reembolsos hayan operado a favor del operador minorista por las compañías aéreas y/o los prestadores de servicios”.

En relación a este tema, Mensajero se comunicó con Jimena Latorre, quien aprovechó la ocasión para contar detalles acerca de esta medida: “Uno los objetivos concretos de este proyecto es que se eliminen las barreras arancelarias. Si no hay otra opción luego de vencido el plazo de un voucher para cumplir el contrato, si se pide el reintegro, por ejemplo, en turismo receptivo, se busca que no hayan pérdidas por las diferencias cambiarias. Como cualquier exportador, todos los minoristas están obligados a liquidar las divisas en un plazo de cinco días por disposiciones del Banco Central. Si hoy tuviesen que hacer una devolución al exterior, significaría una diferencia de moneda, sin contar las exigencias de la AFIP”. 

“Buscamos la aplicación del Código Civil de la República Argentina, que prevé la teoria de la imprevisión. Cuando hay una obligación de las partes que se torna excesivamente onerosa por causas ajenas como este caso de la pandemia, se habilita la posibilidad de renegociar. Esto quiere decir que ninguno va a dejar de cumplir con sus obligaciones, sino que, como las circunstancias son diferentes a las habituales a cuando se contrató, se vuelve a negociar. En este caso puntual lo que se habló fue el plazo. Una vez vencido, se podría coordinar la fecha para que los contratos se hagan efectivos”, sentenció la diputada mendocina.