viernes, 28, enero, 2022
Fitur2022

Ayer, el Departamento del Tesoro de ese país informó que American Airlines, Delta Air Lines, United Airlines y Southwest habían aceptado un rescate económico. 

La gestión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó que llegaron a un acuerdo con las principales compañías aéreas de ese país. Si bien, dentro del comunicado publicado por el Departamento del Tesoro no se explica el total que aportará el Gobierno, trascendidos aseguran que la suma asciende a 25.000 millones de dólares. 

De esta manera, American Airlines, Delta Air Lines y United Airlines, entre otras, recibirán esta ayuda en un contexto desolador para el sector, que según aseguraron el número de pasajeros en las aerolíneas estadounidenses cayó alrededor del 96% y se cancelaron cerca del 70% de los vuelos. 


En este marco, American Airlines Group informó que en el caso de ellos el aporte será de 5,8 mil millones de dólares. Y según explicaron, estos fondos están destinados a apoyar los sueldos y beneficios de los miembros del equipo y se presentarán en dos formas. Por un lado, será una subvención directa de 4,1 mil millones de dólares y un préstamo a baja tasa de interés de 1,7 mil millones de dólares. Asimismo, adelantaron que esperan solicitar otro un préstamo del Tesoro de los Estados Unidos de aproximadamente 4,75 mil millones de dólares.

“El Programa de Apoyo de Nómina reconoce la extraordinaria dedicación de todo nuestro equipo y, lo que es más importante, mantiene el servicio aéreo crítico que brindan los miembros de nuestro equipo de primera línea”, aseguró el presidente y director ejecutivo de American Airlines, Doug Parker, sobre la iniciativa gubernamental por la cual fueron concedidos los fondos. 

Según detallaron desde la aerolínea, el PSP protege a los miembros del equipo estadounidense de los permisos involuntarios o las reducciones de las tasas de pago hasta el 30 de septiembre de 2020, momento en el que, con suerte, se habrá recuperado la demanda de viajes aéreos. La aerolínea también acordó limitaciones en la recompra de acciones, dividendos y compensación ejecutiva.