viernes, 23, abril, 2021

Víctor Alfaro, presidente de ATEBA, habló con Mensajero sobre el impacto del COVID-19 en el turismo estudiantil, y admitió que quiere reunirse con Matías Lammens.

¿De qué manera se ve afectado el turismo estudiantil por el coronavirus?
Hoy por hoy todos los que formamos parte de este segmento nos reunimos a través de la aplicación Zoom. Más allá de las preocupaciones normales por este proceso complicado en lo que refiere a la economía, hay un común denominador: no podemos pensar en pasado mañana. Lamentablemente es hoy y mañana, y hasta por ahí nomás. Ya después es hacer futurología, por un montón de causas.

¿Cuáles son los motivos?
La más importante es que día a día cambia la información, y no sabemos cuál es el giro que puede llegar a tener. Creo que de acá a tres meses podríamos pensar en cómo se brindarían los servicios en el caso de poder otorgarlos. Estimamos que no vamos a tener inconvenientes, pero aún no lo sabemos, porque no hay claridad en el tema.

¿Cómo viene la temporada?
De acá a tres meses no vamos a poder trabajar con normalidad, eso está claro. Simplemente nos tenemos que preparar para recibir a los estudiantes. 

Al momento de plantear estos inconvenientes a los que te referís, ¿qué les dicen las autoridades de distintos sectores?
Te soy sincero, hoy por hoy nadie tiene la receta para sanar todo esto. El plan B es esperar que todo el mundo se cuide, y que esto tenga una rápida resolución, aunque no la tenemos clara aún. En nuestro negocio los movimientos son grupales, y es uno de los puntos que evidentemente están en riesgo. Igualmente no podemos hacer conjeturas, porque eso te lleva a trabajar sobre la nada misma.

¿Cuáles son las acciones que tienen en mente realizar?
Precisamente hoy a la tarde vamos a preparar una nota para el ministro Matías Lammens, para ver si podemos llegar a concretar alguna reunión. Los operadores de turismo estudiantil, a través de FAEVYT, están teniendo idas y vueltas, es decir, todo tipo de preguntas, respuestas, consultas y demás. Para nosotros todo está muy lejano todavía, entonces como proveedores aún no estamos en la locura de ver qué pasa, pero estamos preocupados y queremos actuar al respecto.

¿Qué acciones necesitarían que se implementen a partir de la charla que puedan tener con Lammens?
Más allá del tema económico que cada uno sabrá cómo manejar, acá en Bariloche no tenemos previsto ningún movimiento con estudiantes desde fines de abril hasta mediados de junio/julio. Hoy en día necesitamos reglas claras respecto a los protocolos que habría que tomar para trabajar con tranquilidad. Sabemos que el Gobierno no tiene un as en la manga y lo está guardando, al contrario. Esto cambia constantemente, y excede a todos los que nos vemos involucrados. 

¿Cómo se trabaja con los padres y con los egresados? 
Por suerte estamos muy bien en este sentido. En 2009 sufrimos mucho con la gripe A, y en fechas más cercanas a las que comienzan los viajes. En ese aspecto el turismo estudiantil fue precursor en volver a hacer arrancar a la actividad. Nosotros como ATEBA (Asociación de Turismo Estudiantil de San Carlos de Bariloche) debemos acompañar y generar un entorno saludable para cuidar a los chicos, y no exponerlos a ningún riesgo.

ATEBA está conformada por varios empresarios de Bariloche. ¿Cuál es la postura de ellos, si comparamos con el debate que hay en la actualidad entre preservar la salud o no descuidar la economía?
No hay dudas que la salud es primordial. Nosotros no podemos abrir las puertas de nuestra ciudad si no están dadas las condiciones para brindar seguridad. Sería una locura total. La necesidad de trabajar la tenemos todos. Hoy por hoy empleos convencionales en un barrio como una ferretería o una peluquería lo requieren, al igual que nosotros. Sabemos que hay riesgos, y hasta que no estemos 100% seguros no vamos a autorizar nada que pueda poner en peligro la salud de los chicos. 

¿Están preparados para el día después?
Si nos dicen que mañana empieza la temporada, Bariloche está lista. Los proveedores de servicios están a plena disposición. No soy un soñador, y soy consciente que esto no se va a resolver de un día para el otro. Va a llevar tiempo. Hay muchos paradigmas de viajes que están cambiando, porque habrá que analizar los espacios utilizados en un transporte, la asistencia a las discotecas, las excursiones y demás. Justamente se está indicando que hay que evitar la aglomeración de gente. El punto es que tenemos que cuidarnos y entender que tenemos que tratar de hacer todo lo que podamos para no explotar las prestaciones de sanidad. Es muy probable que esta situación se prolongue en el tiempo.