sábado, 27, noviembre, 2021
CubaOnLine

El vicepresidente de la asociación para América, Peter Cerdá, dijo que prevén que por el mercado argentino los ingresos disminuyan 2,4 mil millones de dólares. 

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) nuclea a 290 aerolíneas de todo el mundo, lo cual representa un 82% del mercado aerocomercial global. Dada la autoridad que tiene dentro de la industria, desde hace semanas viene alertando sobre las pérdidas que está teniendo el sector y lo importante de que cada Gobierno colabore para puedan sobreponerse a esta crisis provocada por el COVID-19. 

En este marco, ayer realizaron una conferencia de prensa virtual que estuvo encabezada por el vicepresidente de IATA para América, Peter Cerdá, en la que se incluyó a medios argentinos. Dentro de esta videollamada, el ejecutivo volvió a insistirle al Gobierno argentino que las compañías aéreas necesitan ayuda. “En Argentina, la conectividad aérea —con 58 destinos internacionales que unen al país con el resto del mundo y favorecen la llegada de turistas— es determinante para su estabilidad y desarrollo económico. IATA hace un llamado a las autoridades para analizar iniciativas que provean asistencia inmediata y necesaria, así como a mediano y largo plazo, para las aerolíneas, sus empleados y toda la cadena de valor que se beneficia de la industria”, explicaron desde la asociación. 


Dentro de la conferencia, Cerdá sostuvo que la aviación mundial se enfrenta a una crisis “sin precedentes”. Al puntualizar sobre la situación del mercado local, aseguró que prevén que “los ingresos disminuyan en el orden de 2,4 mil millones de dólares”. “La gravedad de esta situación hace imperioso el apoyo del Gobierno nacional para salvaguardar la liquidez que permita a las líneas aéreas sobrevivir a esta crisis y, por consiguiente, proteger los miles de empleos directos e indirectos generados por el transporte aéreo, así como, el flujo de turistas y negocios a al país”, remarcó Cerdá. 

Asimismo, hizo foco en que el transporte aéreo es uno de los ejes de la economía del país, apoyando a una cadena de valor que incluye pymes, corporaciones y multinacionales, en una gran variedad de sectores, como, por ejemplo, el turismo. “La industria del transporte aéreo en Argentina aporta 12 mil millones de dólares (US) al PBI del país y sostiene unos 329,000 puestos de trabajo directos e indirectos. En total, 2.1% del PIB de Argentina se apoya con los insumos del sector del transporte aéreo y los turistas extranjeros que llegan por vía aérea”, insistió el ejecutivo. 


“Sin medidas de alivio inmediatas, las aerolíneas que hoy operan en Argentina no estarán en condiciones de continuar sus operaciones en los niveles anteriores a la crisis, o en el peor caso, podrían dejar de existir por completo. Esta asistencia significa asegurar las cadenas de suministro esenciales por vía aérea, preservar el mayor número posible de puestos de trabajo y garantizar que la conectividad y el turismo puedan recuperarse rápidamente”, añadió.

En este sentido, realizaron una serie de pedidos, muchos de los cuales ya fueron adoptados por Brasil, Colombia, Estados Unidos, Noruega y Nueva Zelanda, entre otros. 

“Tan pronto como el virus COVID-19 esté bajo control, la economía mundial tendrá que reconstruirse. Para Argentina es imprescindible mantener su conectividad aérea, ya que el turismo y el comercio exterior son piezas esenciales para que eso suceda. La aviación es uno de los principales pilares de su economía y permite que Argentina pueda ofrecer su belleza natural —playas, montañas, lagos, ríos y mares— su gastronomía, cultura y tradiciones, a turistas de todo el mundo que pueden llegar fácilmente por este medio de transporte a la mayor parte de su territorio”, sostuvo Cerdá.