lunes, 25, mayo, 2020
CubaOnLine

Así lo aseguró Claudio Manibesa, presidente de ARAV, refiriéndose a que llegado el momento será necesario exigir más medidas que ayuden al sector. 

A un mes de que las cancelaciones y reprogramaciones de viajes se hayan vuelto una moneda corriente, dado el contexto sanitario que se vive a nivel nacional y en múltiples puntos del globo, Mensajero dialogó con Claudio Manibesa, presidente de la Asociación Rosarina de Agencias de Viajes (ARAV). En este diálogo, en primer lugar resaltó que desde un principio todas las asociaciones apuestan a inculcar a los pasajeros y a las agencias de viajes, el «no a la devolución, sí a la reprogramación». 

«La devolución podría ser complicada desde varios puntos de vista. Por un lado, al principio muchas compañías aéreas fueron reticentes a devolver el dinero y nosotros no podíamos afrontar ese costo para, de alguna forma, favorecer la necesidad del pasajero. Por consiguiente lo que siempre hicimos fue tratar de que los viajes se posterguen según las condiciones que daba cada aerolínea al momento de remitir», explicó Manibesa.

A su vez, resaltó que en el inicio todo fue muy rígido y después viendo la extensión del tiempo de cuarentena y que se venía venir que este va a ser un año distinto, las empresas aerocomerciales fueron flexibilizando un poco más las remisiones. «Hoy por hoy, hay muchas que son más flexibles que otras, ofrecen diferentes alternativas para la remisión, por ejemplo no es lo mismo el caso de un pasajero individual que el de un cupo que un operador o una agencia haya comprado con anterioridad». 

«Queremos creer que las aerolíneas van a intentar beneficiar a todo el sector turístico, ya sea agencias, operadores y pasajeros. Son cuestiones que diariamente se van dando conocer, diferentes alternativas. Por ejemplo, Delta anunció hoy que por dos años iban a postergar las remisiones de los boletos comprados durante este período en el que no se podrá viajar», aseguró el presidente de ARAV.  

Al ser consultado por el futuro de los viajes, explicó que a corto plazo hay una cuestión climática que evidentemente va a traccionar negativamente. Asimismo, indicó que en los próximos meses «los pasajeros no van a tener en la cabeza viajar». «La realidad es que esta cuestión que se ha creado en cuanto al coronavirus va a debilitar terriblemente el bolsillo de todo el público en general», remarcó. Y aseguró: «El turismo, dios quiera me equivoque, va a pasar a ser una de los últimas rubros económicas que el pasajero va a tener que analizar al momento de desembolzar plata, no lo va a tener como prioridad al principio, a eso hay que sumarle el invierno que seguro va a traer un poco más de temor». En este sentido, se mostró esperanzado en que en septiembre o principios de octubre, de a poco se empiece a pensar en viajar.

Siguiendo con esta línea, reconoció que se vienen meses meses muy difíciles, a los cuales van a tener que afrontarlos «con la billetera personal de cada uno», para salir adelante de esta crisis. «Yo creo que es bueno el petitorio que se se ha llevado adelante por parte de las asociaciones, en especial el trabajo que se realizó desde FAEVYT y que incluye a todo el equipo, porque hay mucha gente trabajando en cada negociación, particularmente por medio de las gestiones del presidente de la federación, Gustavo Hani. Algunos puntos se concretaron y otros se están estudiando. Realmente creo que va a llegar un momento en el que nosotros como asociación nos vamos atener que poner más rígidos y enérgicos con nuestros pedidos porque si no es probable que tiendan a desaparecer muchas pymes«, resaltó el presidente de ARAV. Y remarco que el sector no solo da trabajo a las agencias de viajes, si no a muchos eslabones relacionados con el turismo.

Por eso, explicó que en Rosario los taxistas o comerciantes ya se están organizando, y consideró que quizás lo mejor sea unir fuerza con todos los sectores, no solo los netamente de turismo como pueden ser los transportistas y hoteles. «Esta crisis es sumamente grave a nivel de fondo y creo que las medias en algún momento van a tener que ampliarse para que favorecer a todos los sectores», remarcó. Y finalmente, comentó que para los profesionales de Rosario el cierre de agencias no es un tema que escape a la realidad, si no que todos están preocupados. «Este no fue el primer mes complicado, porque nosotros ya veníamos desde principio de año con la merma en el sector con lo del 30%», concluyó.