jueves, 9, julio, 2020
CubaOnLine

Fernando Gorbarán, presidente de AOCA, habló con Mensajero sobre el presente del turismo de reuniones y pidió más unión entre las distintas áreas involucradas.

¿Qué impacto genera el coronavirus en el turismo de reuniones?
Creo que fuimos el primer sector que realmente se vio afectado, principalmente por las medidas que se empezaron a tomar desde el Gobierno de la Ciudad en particular, a raíz de la restricción de eventos de más de 200 personas. Es decir, la normativa impidió directamente seguir adelante con nuestra actividad mucho antes de que se disponga la cuarentena. Esto no pasa solamente acá, igualmente. El mundo entero lo sufre.

¿Qué sucede con las agendas?
En la mayoría de los casos, en lo referido a las exposiciones, se está intentando posponer los eventos para el segundo semestre del año, pero hay congresos y convenciones que no tienen la posibilidad de ser reprogramados y fueron directamente cancelados. Hoy en día, al igual que el resto del sector turístico, estamos imposibilitados de llevar adelante cualquier tipo de actividad. De nosotros depende una cadena de proveedores muy grande que tiene que ver con empresas de arquitectura publicitaria, constructores de stand, servicios de tecnología, promotoras, empresas IT, personal de limpieza y demás. Es decir, hay una gran cantidad de rubros que están ligados a nuestra actividad, y hoy están nulos.

¿Cuál considerás que es el peor agravante?
No tener claro cómo es el panorama. Estamos expectantes ante cada medida que dispone el Gobierno para evaluar cómo repercute en cada una de las empresas. Para nuestro sector la prioridad es la salud y así lo hemos manifestado, pero por otro lado nos preocupa muchísimo conservar el trabajo.

¿Cuál es el riesgo que corren con el desempleo?
Nosotros trabajamos con personal altamente calificado, y dos de las características de nuestro segmento en primer lugar son el talento y la gestión del conocimiento. En pocas palabras, persona que pierde el empleo, persona que pierde esas cualidades. Es muy difícil volver a desarrollarlo. Esa es una de las principales preocupaciones que tenemos.

¿Cómo tomaron este tema los presidentes de las distintas entidades?
Con mucha madurez y responsabilidad. Estamos trabajando con mucha coordinación con el ministro Matías Lammens y con la Cámara Argentina de Turismo. Me parece que es un aprendizaje para dejar de lado las diferencias sectoriales y trabajar con un objetivo en común. Es una crisis totalmente distinta a las que vivimos anteriormente, y por eso hay que cambiar las estrategias.

¿Imaginan cómo va a ser el día después?
Esta pandemia está afectando al mundo entero, a todos los sectores económicos. Ya estamos trabajando para volver a trabajar con normalidad una vez que pase todo esto. Buscamos que la actividad se pueda recuperar rápidamente, y de alguna manera organizar nuevamente el calendario para poder captar eventos en nuestro país.

Como presidente de AOCA, ¿qué opinás sobre las medidas que anunció el Gobierno?
En este momento no hay nada más importante que la vida de las personas. En paralelo miro el impacto económico de todo esto, porque es parte de mi responsabilidad como dirigente, para que las autoridades vayan tomando nota de todo. Lamentablemente los efectos en la economía van a ser catastróficos. Las medidas que se tomaron son las correctas.

¿Y como ciudadano? ¿Qué sentís al ver que algunas personas no entienden que hay que quedarse en casa?
Creo que el comportamiento de muchos argentinos indica que no comprendieron las reglas. Es un claro ejemplo de cómo nos va como país. La falta de respeto, el desinterés por la vida del prójimo, y el desacatar las indicaciones de las autoridades es una característica propia en la sociedad. Ojalá podamos reflexionar de estos signos para un nuevo punto de partida.