sábado, 28, marzo, 2020
CubaOnLine

Gabriela Ferrucci, gerente del Regente Palace Hotel, le contó a Mensajero cómo se adapta el establecimiento para hospedar a los repatriados.

Regente es uno de los hoteles porteños que ofrecieron sus instalaciones para alojar a aquellos turistas argentinos que deban cumplir con la cuarentena luego de volver al país. Si bien existe un listado de alojamientos que se mostraron dispuestos a poner sus servicios a disposición de este cometido, como consecuencia del pedido del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a la AHT (ver nota), el hotel Regente lleva un mes albergando viajeros con esta particularidad.

«Nosotros nos preparamos antes de que salieran las resoluciones, porque tenemos un cliente que es una empresa china, y por disposiciones de la misma, los trabajadores tenían que permanecer 14 días aislados antes de entrar a sus puestos», le explicó a Mensajero Gabriela Ferrucci, Gerente del hotel. «Lo que nosotros hacemos es proveerles la comida que dejamos en una mesita afuera de la habitación. Cuando terminan de comer, dejan la bandeja envuelta en una bolsa. Tengo un personal asignado para ese servicio que realiza el lavado en una cocina independiente con elementos de seguridad», profundizó.

Por otro lado, Ferrucci se refirió al nuevo protocolo de higiene que implementó el establecimiento a partir de la llegada del COVID-19: «Lo que hemos instrumentado es que cada personal en su sector tenga sus propios elementos de limpieza. Antes, se había enseñado cosas como mantener más de dos metros de distancia con cualquier persona, es decir, todo lo que la gente fue implementado en el último tiempo».

Si bien el turismo es una de las actividades más golpeadas por la expansión del coronavirus, la gerente sostuvo que adaptarse a la situación actual supone una tarea extra para la industria: «El sector en general está muy comprometido. Somos conscientes de que estamos más expuesto que otros, porque tratamos con gente que podría estar infectada. Aprender a vincularse e instrumentar medidas de seguridad en el trabajo es un desafío».