lunes, 6, abril, 2020
CubaOnLine

El MinTurDep es el segundo en cantidad de mujeres. En este marco, Mensajero dialogó con Yanina Martínez y Claudia Grynszpan, dos pioneras en sus cargos.

La Organización Mundial de Turismo (OMT) en su informe de 2019 indica que las mujeres conforman entre el 60 y 70% del total de la fuerza laboral en el sector turístico. A simple vista puede parecer una cifra muy alta pero si se pasa a ver el detalle, en realidad lo que esconden esos números es que los lugares destinados a las mujeres, así como los salarios correspondientes distan mucho de lo que ocurre con los hombres. La desigualdad está a la vista. 
Por eso, en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora que se conmemora cada 8 de marzo y que hoy se hará más visible con movilizaciones en todo el país, dialogamos con Yanina Martínez, secretaria de Promoción Turística de la Nación; y con Claudia Grynszpan, ministra de Turismo y Cultura de San Juan y recientemente elegida como presidenta del Consejo Federal de Turismo (CFT).  
Ambas ostentan el mote de ser «las primeras» en sus cargos aunque su trabajo en el sector público viene desde hace mucho tiempo. Fernández fue
la subsecretaria de la Casa de Catamarca y de la Confederación Federal de Representantes Oficiales (CONFREDO). Grynszpan es funcionaria desde diciembre de 2011 y en 2015 asumió al frente de la cartera provincial. 

En este sentido, la sanjuanina explicó cómo sintió ella sus primeros años de gestión. «A pesar de que al principio no estaba en un cargo de alto rango si no que era técnico siempre se siente la resistencia, de todas formas cuando me convocaron fue una gran sorpresa y un reconocimiento por parte del gobernador Uñac», indicó. Asimismo, indicó que empezó un camino en el que fue sintiendo en muchos aspectos el techo de cristal. «Quizás las mujeres no son conscientes hasta que sucede algo que las hace darse cuenta. En 2015 fui la primera mujer del gabinete y en esta segunda etapa ya somos cuatro las que ocupamos las carteras más importantes. Creo que es un camino que abrieron muchas mujeres en el pasado, con un trabajo mucho más silencioso», resaltó. Y agregó: «Nos toca una segunda etapa. Ya nos están mirando, ahora, quienes detentamos espacios de decisión y de poder necesitamos devolver a esas mujeres, visibilizando a las nuevas mujeres».

En esta misma línea opinó Martínez: «A nivel global, las mujeres siguen siendo infravaloradas, siguen trabajando más y ganando menos, tienen menos opciones y enfrentan distintos tipos de violencia tanto en el hogar como en los espacios públicos».

Asimismo, hizo hincapié en que «el desafío actual es imaginar economías, sociedades y sistemas políticos que defiendan los derechos humanos y logren la igualdad de género sin dejar a nadie atrás». «El objetivo cinco de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el desarrollo sostenible (ODS) propugna la igualdad de género, y las mujeres de turismo debemos trabajar unidas para lograr que mediante el empoderamiento nos aseguremos una participación plena y efectiva con igualdad de oportunidades, de liderazgo en todos los niveles decisorios de la vida política, económica y pública», resaltó al funcionaria nacional. 
Asintiendo con esta idea, la ministra de Turismo y Cultural de San Juan comentó que quienes están en estos lugares, debe utilizar estas herramientas de decisión y de poder para seguir acercando mujeres al área de toma de decisiones, ya que esta es la única forma de que se puedan equiparar los sueldos y reconocer los derechos.

«La única forma de que esto suceda es que en las mesas de decisión esten sentadas las mujeres», aseguró. 

Una industria que necesita igualdad
Al consultar a Grynszpan sobre el rol de la mujer en el turismo y si hay resistencia por parte de los hombres, comentó que es un tema cultural y sociológico, tiene que ver con cuestiones aprendidas en hombre y mujeres. «El turismo es una de las actividades que más genera empleo en las mujeres, según la OMT, el problema es que esos empleos difícilmente llegan a nivel jerárquicos», aclaró. Y explicó que en el caso del turismo rural, la mujer que se dedica a esta actividad queda sobre cargada porque además de hacer las tareas -que en los ámbitos rurales es una costumbre que las hagan las mujeres- se le suman las actividad turísticas porque no dividen tareas. «Esto que se supone que es una oportunidad para las mujeres tiene que ir acompañada de hablar de las nuevas masculinidades, no va a terminar de existir un cambio si los hombres no repiensan su rol. A su vez, las mujeres necesitamos pensar en que los hombres tiene que tener nuevos roles para poder correrse de estos lugares de resistencia», analizó.

 A lo que Martínez adicionó: «Son tiempos en los cuales se debe generar una real deconstrucción patriarcal, tiempos que exigen una mirada autocrítica del sector turístico, tiempos de disrupciones, tiempos de transformaciones, que con el empuje de toda la sociedad y las fuerzas de las nuevas generaciones harán posible una real igualdad de oportunidades y equidad de género en turismo».

A modo de cierre, Martínez subrayó una frase de la feminista y economista filipina, Marina Fe Durano, que decía: «Ciudadanos y Estado. Nacional y Mundial. Macro y micro. Bosques y arboles. No se trata de cual es mejor que el otro, sino de que uno no puede ser sin el otro». En este sentido, indicó: «Tenemos una oportunidad histórica para lograr mayor participación y el desafío de ocupar cada vez mas espacios jerárquicos en donde se tomen las decisiones del sector y en donde seamos actoras y co-creadoras de las políticas publicas -privadas del turismo en el mundo». 

Finalmente, ambas resaltaron la importancia de que el presidente de la Nación, Alberto Fernandez, haya tomado la decisión de crear el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. «Cambió la realidad no solo en el gobierno Nacional, sino en los provinciales donde ya hay una línea clara del espacio que debe tener la mujer y eso realmente nos ayuda a todas a poder encontrar lugares, si tenemos apoyo de los hombres se hace mucho más fácil», dijo Grynszpan. Y Martínez concluyó: «La creación del ministerio demuestra que la perspectiva de género en nuestro país es una política de Estado».