lunes, 18, octubre, 2021

Tanto Despegar como Almundo  presentaron sus estudios vinculados a los sitios que más crecieron tanto en 2019 como los primeros meses de este año. 

Despegar publicó sus últimos resultados vinculados a la actividad durante la temporada de verano que concluyó recientemente. De este informe se desprende que seis destinos fueron los que más crecieron en cuanto al flujo de viajeros, cuatro de ellos nacionales. “Bariloche, Ushuaia, Madrid, El Calafate, San Martín de los Andes y Bombinhas son los de mayor alza en la demanda del verano 2020 en Despegar, con incrementos superiores al 35%
en comparación con la temporada 2019”, asegura el comunicado.

Por su parte, Almundo realizó un breve informe sobre las elecciones y el comportamiento de los argentinos que viajaron en 2019.

Los datos de Almundo

Asimismo, explicaron que las personas que más viajaron durante el año pasado residen en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario, Salta y Tucumán. “Lo más solicitado fueron aéreos (74%), hoteles (14%), paquetes (4%), autos (2%), seguros (4%) y actividades (2%)”, resalta el documento.

Volviendo a Despegar, el escrito detalla que, en cuanto a los destinos preferidos por los argentinos en la temporada, en los domésticos los más solicitados fueron Buenos Aires y Bariloche, al igual que en el verano 2019; seguidos de Puerto Iguazú, Córdoba, Mar del Plata, Mendoza, Salta, Ushuaia, El Calafate y Neuquén.
Mientras, en los internacionales, Río de Janeiro se mantiene como el número uno para los argentinos durante el verano, seguido de Orlando, Miami, Florianópolis, Madrid, Cancún, Santiago de Chile, Nueva York, Barcelona y Lima.
De esta manera, Madrid, Nueva York y Lima ingresaron al top de los 10 destinos internacionales más demandados en el verano, desplazando a Salvador, Natal y Recife, que estaban entre los preferidos de la temporada 2019.

Mariano Rocatti, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay, explicó: “Hemos visto para la temporada que, en consonancia con los cambios en los hábitos de consumo que hemos notado en el último año, los argentinos han preferido lugares más cercanos,
influenciados, entre otras cuestiones, por el contexto macroeconómico. En ese sentido, observamos un crecimiento del 5% en el turismo receptivo durante la temporada, mientras que el emisivo bajó alrededor de un 23%”.