viernes, 21, enero, 2022
Fitur2022

Marcela Bayala, secretaria de AFEET, habló con Mensajero sobre el rol de la mujer en el sector, y anticipó la próxima Junta Anual de FIASEET.

Las voces de las mujeres, que en los últimos años se convirtieron en auténticas referentes sin importar el rubro específico que ocupen, siempre son importantes, y aún más si faltan pocos días para conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, una fecha que recuerda la lucha de muchas para participar activamente en la sociedad, entre otras cuestiones.

En relación a este tema, Mensajero fue a visitar a Marcela Bayala, secretaria de la Asociación de Ejecutivas de Empresas Turísticas (AFEET) y ex Gerente de Políticas Turísticas y Accesibilidad del Ente de Turismo de CABA, quien nos recibió amablemente en la oficina ubicada en Viamonte 776 para hablar sobre la próxima Junta Anual de la Federación Internacional de Asociaciones de Ejecutivas de Empresas Turísticas (FIASEET), que se llevará a cabo entre el 20 y el 24 de abril en Buenos Aires.

¿Cómo surgió la idea de tener una asociación como AFEET?
La asociación surgió hace 38 años y es pionera a nivel nacional en la sensibilización y erradicación de la explotación sexual y comercial de niñas, niños y adolescentes en viajes y turismo. Sin embargo, en aquel entonces fueron muy criticadas. Recuerdo que más de una vez me contaron que fueron acusadas de “locas”, y hasta las calificaban despectivamente como “las señoras que se juntan a tomar el té”. Era una lástima que nadie se detuviera a pensar que este grupo se reunía para mejorar y defender el posicionamiento de las mujeres en el sector. Parecía que no servía de nada, porque nadie se ponía a investigar lo que se hacía en ese momento.

¿Qué importancia tiene el rol de la mujer en relación al turismo?
Me parece que la masa laboral del sector ha sido mayoritariamente integrada por mujeres. Incluso, en las universidades y en todos los institutos terciarios la mayoría de las estudiantes son del sexo femenino. Sin embargo, los puestos más importantes fueron casi siempre ocupados por los hombres. Hace más de 37 años que trabajo en turismo, y por lo general mi cadena de mando fueron ellos. La lucha de la mujer muchas veces es silenciosa, pero recién ahora se empieza a notar. Por suerte fuimos ganando puestos, y de hecho ahora tenemos una secretaria de Turismo mujer (Yanina Martínez), la primera presidenta del Consejo Federal de Turismo (Claudia Grynszpan) y la directora ejecutiva del Ente de Turismo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Camila Suárez). Realmente avanzamos muchísimo. Creo que las mujeres son fundamentales para el turismo.

En base a lo que me contás, el sector, durante muchos años, estuvo liderado por el ámbito masculino, y quizás las medidas no eran las más acertadas, más allá de cualquier nombre propio. ¿Por qué creés que no pudo darse ese “trabajo en equipo” entre hombres y mujeres?
La mujer cambió su cabeza por completo en los últimos años, y los hombres son los que tendrían que amoldarse. La mujer sube, se posiciona, y por momentos lo desestabiliza al hombre. Es una cuestión lógica. Ahora vendrá la etapa en la que el hombre tendrá que adaptarse y entender que la mujer piensa, y hasta puede abarcar temas económicos. Antes, las mujeres parecía que solamente podía abarcar el turismo social, la protección de los chicos en viajes. Es más, las charlas en general de estas temáticas no las dan los hombres. Ellos suelen encargarse más de las inversiones y los grandes proyectos, pero no sé si los terminan logrando. De todas formas creo que las dos visiones son buenas, pero hay que aprender a trabajar en equipo, y eso lleva un tiempo. Todavía hay “competencia”, y hay que terminar con eso. Es un cambio cultural.

Recién me hablabas del turismo social, y precisamente el ministro Matías Lammens, al inicio de su gestión, decidió fortalecer este segmento. ¿Creés que es una decisión acertada?
Yo creo que todo lo que tenga que ver con el turismo social está bien. Los hoteles tienen que estar 10 puntos, como corresponde. Los que puedan pagar un precio económico, bienvenido sea. Incluso tiene que estar preparado para muchas escuelas, porque no todos los chicos tienen la posibilidad de conocer el mar o las montañas. Lo único que pido es que sea para la gente que realmente no tiene ninguna posibilidad, o alguna dificultad para vacacionar. No debe ser para aquellos que realmente pueden. Muchas veces esos hoteles reúnen a algunos “privilegiados” que tranquilamente pueden pagar una estadía.

Anteriormente citaste a Yanina Martínez. ¿Cómo evaluás hasta el momento el trabajo que viene realizando?
Me parece que lleva muy poco tiempo para hacer una evaluación real, pero está avanzando muy bien. Creo que está en el camino correcto. Nos abrió las puertas desde el inicio de su gestión, y entendió la importancia del evento que estamos organizando, al que asistirán más 100 empresarias de distintas partes del mundo. Me parece que es un recurso que el Ministerio puede aprovechar al máximo, no solamente para difundir a Argentina como destino turístico, sino porque llevás al país al exterior y se generan muchas posibilidades de comercializar.

¿Qué podés anticiparme de la Junta Anual de la FIASEET?
Vamos a tener cuatro jornadas en los que abordaremos temas internos. El evento se llevará a cabo desde el 20 al 24 de abril en el Grand Brizo Buenos Aires (Cerrito 180 – C.A.B.A.), a dos cuadras del Obelisco. Habrá charlas muy interesantes, desde la Secretaría del Ente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, o alguna casa de una provincia que presentará y mostrará los atractivos que tiene su región. Haremos un seminario el jueves 23 de abril sobre “Turismo de Salud y Bienestar”. Las disertaciones serán muy importantes. Habrá ronda de negocios, también. Vendrán muchas operadoras de turismo, hoteleras, funcionarias y demás. Todas estas personas se conectan no solamente desde el punto de vista humano, sino desde el comercial. 

¿Cómo hicieron para que distintas ejecutivas pertenecientes a agencias de viajes, hoteles, periodistas de turismo y demás puedan trabajar juntas a pesar de tener diferencias en sus pensamientos?
No solamente es el rubro al que una se dedica, sino el país. Los argentinos somos un poco “particulares”. Para mí, a veces tenemos una dosis de “soberbia” que muchas veces nos perjudica, pero nos llevamos muy bien. Hay países en los que todavía el rol de la mujer todavía no está igualado como acá en Argentina. En Buenos Aires principalmente avanzamos muchísimo, pero hay otros lugares en los que la mujer todavía está por debajo del hombre, y lo aceptan, lo asumen. Sin embargo, manejan empresas. Es impresionante.