sábado, 4, diciembre, 2021

Pese a los últimos acontecimientos que sucedieron en CABA, desde la Defensoría del Turista afirman que, para muchos extranjeros, es una ciudad segura.

Buenos Aires es un destino turístico muy elegido por los visitantes extranjeros. El Obelisco, la Plaza de Mayo, el Puente de la Mujer y Caminito son algunos de los lugares más representativos de una Ciudad teñida por la historia política, las rivalidades futbolísticas y el inconfundible ritmo del 2×4.

Y aunque durante los últimos años se dieron a conocer varios hechos de inseguridad que tuvieron como protagonistas a turistas provenientes de distintos países, el acompañamiento que algunas instituciones brindan a las personas damnificadas supone un punto fuerte de la Ciudad, que hace que los visitantes sigan teniendo a la Capital Federal como uno de los destinos predilectos para pasar las vacaciones.

En ese contexto, Carlos Palmiotti, Defensor del Pueblo adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de la Oficina de la Defensoría del Turista, charló con Mensajero y explicó que, ante hechos de inseguridad, la primera intención de la institución es colaborar con los viajeros: “Nos fijamos en qué contexto sucedió el incidente, contenemos a la familia y nos comunicamos inmediatamente con los consulados y las embajadas de los países de los que proviene esta gente”. Además, la Defensoría se asegura de que los damnificados obtengan la atención adecuada en los hospitales y atención psicológica en el idioma correspondiente.

 Si bien los casos que tomaron mayor relevancia en los últimos meses tienen que ver con ataques con finales fatales, Palmiotti afirma que en la mayoría de las situaciones, los turistas acuden a ellos por casos menores: “Generalmente son robos en la calle, de pasaporte, o la modalidad mostacera”, y a partir de los hechos de inseguridad en los que intervienen, “generamos un vínculo con todas las Embajadas, para tener los contactos adecuados a fin de tramitar las cosas con más rapidez”.

 Según los registros de la Defensoría, que lleva 10 años activa y trabaja en conjunto con el Ente de Turismo de Buenos Aires y la Policía Turística de la Ciudad, Recoleta y La Boca son los barrios desde los cuales se reciben más denuncias. “Tenemos identificado que Diagonal Norte, entre Florida y 9 de Julio, es una zona complicada. Y Florida, entre Córdoba y Plaza San Martín, los fines de semana, porque baja el flujo de gente que camina normalmente”, señaló el funcionario.

 Respecto de la información con la que se provee al extranjero que visita el país, la institución pone banners en las terminales aéreas y en el puerto, sin embargo, señala Palmiotti, “hay que ser sumamente cuidadoso con el mensaje que se envía. No podemos recibir a un turista dándole una serie de tips para cuidarse de la inseguridad de la Ciudad de Buenos Aires, porque sería contraproducente para la industria”.

 Además, desde la Defensoría se realizan encuestas que muestran la percepción que los viajeros tienen del destino. “Puedo asegurar que para muchos turistas, Buenos Aires les resulta una ciudad segura”, sintetizó Palmiotti.