martes, 28, enero, 2020
CubaOnLine

Las autoridades de algunas cámaras empresarias del sector manifestaron su preocupación por esta medida del Gobierno. Dicen que muchas Pymes no están en condiciones de pagar.

El decreto 14/2020, firmado y publicado por el presidente Alberto Fernández, generó revuelo entre los empresarios argentinos. La medida, comunicada a raíz de la sanción de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, estableció un aumento salarial de 4000 pesos para todos los trabajadores del ámbito privado que se encuentren en relación de dependencia. Se abonará en dos pagos: 3000 en enero y un saldo restante de 1000 pesos que entrará en el salario de febrero. Sin embargo, según le confiaron a Mensajero desde varias cámaras empresarias ligadas a la industria turística, muchos hoteles, operadores, agencias de viajes y Pymes del sector están ahogados por las recientes obligaciones de pago a sus empleados (aguinaldo y bonos del año pasado) y aseguran no poder afrontar el aumento que impone el Gobierno nacional.

Un importante dirigente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) fue tajante durante la conversación telefónica que mantuvo con este medio: «Esto no es otra cosa que una paritaria encubierta y va a generar un desfasaje importante. Las Pymes del turismo no están en condiciones económicas ni financieras de abonar esto. Lo que están haciendo no corresponde». 

Con esta medida, el Gobierno busca inyectar alrededor de 20.000 millones de pesos en el consumo para reactivar una economía paralizada. Sin embargo, algunos referentes del turismo no confían en que esto vaya a suceder. «El Estado no puede hablar de inyectar dinero dado por el privado. Esa plata no va a ir al consumo, porque la gente primero tiene que pagar sus deudas y tarjetas de crédito. No hay que olvidarse que venimos de fin de año y los consumidores se endeudaron», agregó este dirigente turístico, notablemente enojado. Además, dijo, en el hipotético caso de que efectivamente se genere un rebote en el consumo interno, casi un 35% de ese monto volvería al Estado a través de tributos como el IVA, impuesto a las ganancias e Ingresos Brutos. «Están creando una masa de dinero para que regrese a ellos mismos», cerró.

Por este motivo, las autoridades de la CAME hablan constantemente con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas. Desde la confederación afirman que el Estado debería ayudar a las Pymes de alguna manera para hacer frente a este compromiso. Una de sus propuestas es que les habiliten una línea de crédito o que el pago se absorba por el 50% del costo de las cargas sociales. Si bien es difícil que se produzca una modificación sobre un decreto ya firmado, sus directivos no pierden la esperanza. «Supongo que habrá algún grado de razonabilidad para que podamos cumplir con esta normativa», dijeron.

El impacto en la hotelería

La repercusión de la medida no distingue estructuras. Desde los hoteles más pequeños hasta los más grandes y de mayor categoría sintieron el impacto del aumento salarial por decreto. Así lo dejaron entrever autoridades de las dos entidades empresarias del rubro. En primer término, Roberto Amengual, presidente de la AHT, le dijo a Mensajero que «los que están en temporada baja y los de menor estructura tienen menos margen». Además, dijo que la situación es aún más complicada por tratarse de una disposición de último momento: «Si uno pudiera preverlo con más meses de anticipación se haría más manejable. En la asociación también tenemos hoteles boutique, algunos de tres estrellas y otros más chicos de alta categoría. Sin embargo, aquellos de mayor estructura también están alcanzados, porque a más número de habitaciones se requiere más empleo, por lo que el monto crece proporcionalmente».

Por su parte, Paulo Lunzevich, vicepresidente 2° de Fehgra, dijo que las consecuencias son diferentes según el tipo de hotel, aunque rescató que se haya comunicado la decisión en medio de la temporada alta, «cuando los destinos están funcionando bien». «Las empresas más chicas están complicadas, porque tienen menos ocupación y problemas estructurales más serios», aclaró.