miércoles, 8, abril, 2020
CubaOnLine

Para algunos pensar en días de playa remite a oasis de paz y tranquilidad, para otros es esencial programar actividades y excursiones, mientras que muchos sólo sueñan con tardes de sol, tragos y buena música. En Rosario, las playas de río y los paradores isleños hacen que todo sea posible.

El balneario La Florida ofrece desde shows de música, juegos y actividades hasta eventos deportivos, mientras que las arenas y propuestas al otro lado del río Paraná permiten elegir entre relajarse con el silencio isleño, divertirse en familia o sumarse a una movida joven y descontracturada.

Entre las distintas opciones para conocer y pasar el día, un buen complemento es realizar excursiones fluviales. En lancha, en barco, en velero o en kayak, las propuestas se abren para todos los gustos.

Bajo el sol de La Florida
Con una historia que se remonta a su habilitación como balneario en 1933, La Florida centraliza la movida del verano rosarino con eventos, actividades y servicios sobre una playa de 400 metros de frente. Es una gran extensión de arena que bordea el río Paraná con el marco del puente Rosario-Victoria y del horizonte verde del delta isleño.
La entrada es económica ($70, menores de 8 años gratis) y se puede acceder por el ingreso sur (el primero llegando desde el centro) o el norte (con un amplio estacionamiento arbolado).
Sin duda lo que marca la identidad de La Florida es que todo el tiempo se programan actividades y propuestas especiales que ponen en movimiento los días de playa, incluyendo una agenda cultural de temporada con shows y recitales en vivo desde la arena.
Para ponerse en movimiento hay un circuito exclusivo con boyado de seguridad para nadadores, canchas de voley, slackline, espacio para jugar a la paleta, al fútbol tenis o al tejo. Además en verano suelen sucederse torneos de beach voley, beach hockey, beach handball o fútbol de playa, entre otros deportes. Por eso no es extraño que Rosario sea la primera ciudad sin mar elegida como sede de los Juegos Suramericanos de Playa 2019 que se realizarán en marzo próximo.
Además de los deportes playeros, para un verano activo son muy recomendables las salidas al río Paraná en kayak o en Stand Up Paddle. Ambas actividades tienen espacios propios a pasos de la entrada sur del balneario, donde ofrecen excursiones y clases para principiantes. Podés contactarte con Al otro lado del río (excursiones en kayak  0341 15 228 7695) o con India Paddle Surf (0341 15 540 0220).
Para la hora de comer o tomar algo se puede elegir entre distintos bares de playa: Mapu, SOS, El Parador o Akumal. No faltan servicios de alquiler de sombrillas y reposeras, estacionamiento, duchas, torres para guardavidas, servicio de emergencias y seguridad.
Por otra parte vale recordar que el río y la arena también pueden disfrutarse a pocos pasos de La Florida, en Rambla Catalunya, una playa de acceso libre y gratuito que da lugar a actividades deportivas, una zona para kitesurf y un corredor de nado de 400 metros con doble boyado de seguridad. No hay que perderse una visita a los puestos de la Feria de Artesanos de la Rambla (en Gallo y Costanera), que en verano están abiertos todos los días.

El más alto nivel en deportes de playa
Este año en Rosario se destacan los IV Juegos Suramericanos de Playa Rosario 2019, que del 14 al 23 de marzo reunirán a unos 2.000 atletas de 14 países sudamericanos y caribeños. La competencia abarcará 14 deportes y 24 modalidades deportivas en 3 escenarios diferentes.
Rosario será la primera ciudad sin mar que se convierta en sede de un certamen internacional de estas características. Junto al río Paraná, el balneario La Florida será el escenario principal convocando a más de 100.000 personas durante los días de competencia. También habrá acción en la laguna El Saco y en Puerto Roldán, en los cuales se desarrollarán las disciplinas de vela y esquí náutico respectivamente.

Arenas de El Banquito
Sin duda hay que conocer El Banquito de San Andrés, donde se combinan la tranquilidad de una franja de arena aislada al otro lado del río con servicios que permiten almorzar o tomar un trago en un lugar único.
Para llegar basta embarcar en la Estación Fluvial, un complejo céntrico a pasos del Monumento a la Bandera. El cruce cuesta $200, demora 15 minutos y da acceso a una isla agreste con paradores sobre una larga costa de arena, ideal para pasar el día mientras la ciudad queda lejos, recortada sobre el horizonte.
Hay buena extensión de playa donde se concentran servicios y actividades. Con un estilo rústico e isleño, los paradores ofrecen sandwiches y comidas rápidas, no falta la opción de comer pescado a la parrilla, y en general salen jugos, licuados, tragos y cervezas. Todo se acompaña con música, actividades como fútbol y voley en la arena, deportes náuticos, guardavidas y alquiler de sombrillas y reposeras.
Junto a los muelles para desembarcar, tres paradores centralizan las mejores propuestas: Deja Vú, donde más allá de sandwiches y tragos es imperdible el pacú o la boga despinada a la parrilla; Sudestada, de onda joven, con tragos, música y buen espacio de sombra con parrilleros entre los árboles, y Vladimir, un clásico para tardes de jugos, licuados y aguas saborizadas.