jueves, 24, septiembre, 2020
CubaOnLine

A través de un comunicado conjunto ambas compañías han anunciado que la transacción, que se cerró a finales de diciembre de 2009, implica también la compra de la actividad de cruceros de CVC, mientras que quedan fuera del trato otros negocios como la aerolínea WebJet, la gestora hotelera GJP y la agencia publicitaria GP7.
Asimismo, detalla que el fundador, presidente y hasta ahora propietario de CVC, Guilherme Paulus, se quedará al frente de la empresa con sede en Santo André (a 25 kilómetros de Sao Paulo), y mantendrá una participación minoritaria en el accionariado.
Fundada en 1972, CVC es una agencia de viajes que vende paquetes de vuelos chárter y comerciales, cruceros, hoteles y servicios a más de dos millones de pasajeros al año, tanto para destinos en Brasil como en otras zonas del mundo. Con más de 900 empleados, la empresa cuenta con más de 400 tiendas minoristas, en su mayoría franquicias, aunque también ofrece sus servicios a través de cerca de 8.000 agentes de viajes independientes.
"La experiencia financiera de Carlyle y sus recursos ayudarán a la compañía. Vemos un futuro brillante para CVC mientras seguimos ofreciendo paquetes turísticos a precios atractivos a una base de clientes en rápido crecimiento", ha explicado Paulus en declaraciones recogidas por ABC.
En ese sentido, ambas firmas han destacado el potencial de crecimiento de CVC en Brasil y aseguraron que “está bien posicionada para vender viajes organizados asequibles para los consumidores brasileños, particularmente gracias a su capacidad para ofrecer condiciones de pago atractivas”.
En ese mismo sentido se ha pronunciado el propio director ejecutivo de CVC, Valter Patriani, quien ha asegurado en el comunicado que “muchos de los consumidores de Brasil están descubriendo que las vacaciones en avión son una alternativa asequible”.
Aunque "en el largo plazo, CVC podría tratar de expandirse hacia otros mercados de Sudamérica", a medio plazo continuará centrándose en Brasil, ya que, según explicaron ambas firmas, es ya la décima economía del mundo y se prevé que su Producto Interior Bruto crezca este año cerca del 5 por ciento.