martes, 29, septiembre, 2020
CubaOnLine

El Balneario Itapé y el banco Pelay, a cuatro kilómetros de la ciudad de Concepción del Uruguay quedaron en condiciones para ser habilitados al público el sábado próximo.
Así lo confirmó el intendente Marcelo Bisogni tras recorrer las obras que procuran reparar los efectos dañinos de la reciente creciente.
El presidente municipal dijo que “si el tiempo lo permite” el sábado quedarán inauguradas las playas. Anunció que si el río sigue descendiendo y el tiempo acompaña estarán en condiciones de habilitar ambos predios recreativos.
“Para eso estamos abocados a poner los servicios en condiciones. Trabajaremos también la semana que viene para acondicionar los caminos, playas e instalaciones”, dijo. Según informó, el sábado se habilitarán los sectores 1 y 2 de Banco Pelay.
El funcionario aseveró que “más allá de la promoción que está haciendo el gobierno provincial, Concepción del Uruguay se suma a esta promoción y el compromiso de esta gestión de gobierno es, a medida que vaya bajando el río, poner en condiciones de la mejor manera todo lo que es el producto playa, ya que lamentablemente el 8 de diciembre de 2009 no pudimos inaugurar la temporada oficialmente como hacemos todos los años”, dijo en diálogo con Aim Digital.
De todos modos, resaltó que “hay que agregar y potenciar todo los demás atractivos turísticos que tiene la ciudad como el Carnaval, el Festival de Folclore, la Fiesta Nacional de la Playa, y el complejo termal que está en inmejorables condiciones y que se inauguró recientemente”.
“También es destacable la importancia de Concepción del Uruguay en cuanto a historia y cultura, con el Palacio San José, la Basílica de la Inmaculada Concepción, el Colegio del Uruguay Justo José de Urquiza, los distintos museos y el Mercado de Artesanos, además de todo el turismo rural que tenemos en el departamento y el trabajo con la micro-región Caminos del Palacio”, ofreció como alternativas.

COLÓN
A pesar de las lluvias y las inundaciones, el Palmar de Colón se prepara para una temporada “normal”, dijo la jefa de guardaparques, Marina Panziera, quien destacó: “Garantizamos un sector de playas seguras y senderos de paseos”.
Panziera expresó que “a pesar del verano lluvioso, nos preparamos como en temporadas anteriores. Contamos con un grupo de guardavidas para poder garantizar un sector de playas seguras. Tenemos horarios y boyado con seguridad en el acceso del río”. Además, “se realizan las visitas tradicionales y el centro de informes se encuentra abierto para consultas”.
“Para nosotros, es una temporada normal. Sabemos que el clima será complicado y con las crecidas del río tenemos trabajo extra porque nos quedaron sectores con mucha basura”, lamentó la entrevistada y por otra parte expresó que “también estamos arreglando los senderos que se deterioraron por la subida del cauce que colma los arroyos e impacta en los lugares donde los cursos de agua están cerca. En tanto, la lluvia afectó el estado de la ruta de acceso principal”. Sin embargo, “los arreglos los realizamos poco a poco porque somos la misma cantidad de gente”, resaltó.
El parque “cuenta con un movimiento de gente similar a años anteriores. No parecería que el clima fuera a impactar demasiado”. La cantidad de visitantes de entre el 28 de diciembre al 2 de enero suma un total de