sábado, 26, septiembre, 2020
CubaOnLine

La actividad será gratuita y estará dirigida a toda la familia, especialmente, a los chicos.
El itinerario incluye la visita al Solar de la Miradas, un observatorio a ojo desnudo (sin lentes), donde hay instalados dispositivos “no ópticos” para la enseñanza y el aprendizaje de conceptos básicos de la astronomía observacional. Se trata de instrumentos históricos, de diversas culturas, efectuados mediante diferentes medios tecnológicos y en distintas épocas. En este espacio se podrán aprender nociones vinculadas a la medida del tiempo, el movimiento aparente de los astros, la ubicación espacial, terrestre y celeste, y otros ítems de la astronomía de posición.  
También, se brindarán funciones en el Planetario de La Punta, donde se proyectará la simulación del cielo nocturno, y podrán observarse diversos objetos celestes, y despejar dudas sobre ellos. La función tendrá una duración aproximada de 30 minutos. “Durante la proyección, especialistas de la ULP explicarán cómo están compuestas las estrellas, los planetas, sus tamaños, y se abordará el Sistema Solar. Como se espera gran cantidad de chicos, las explicaciones se darán en un vocabulario didáctico para que aprendan en forma entretenida”, se informó desde la casa de estudios.  
En tanto que, el Centro Interactivo de Ciencia, que se instaló a principios de noviembre en el PALP, cuenta con doce módulos de experimentos científicos. El Ingeniero Federico Abrile, del Programa Vinculación Tecnológica, explicó “que los módulos ofrecen experiencias entretenidas, que permitirán a la gente, a través del juego, acercarse a los principios de la ciencia”.
Entre las propuestas del centro científico se encuentra la ‘Pila Humana o Natural’, que consiste en generar corriente tomando con las manos dos terminales formadas por los metales, cobre y aluminio. Al realizar esta acción se cierra el circuito y se puede observar la corriente eléctrica que se genera.
También se encuentra el ‘Espejo Parabólico’, que está compuesto por dos espejos parabólicos enfrentados, que producen una imagen virtual, similar a un holograma. El camino de los rayos dentro de los espejos, hace que se crucen fuera de él, generando una imagen en un lugar donde no está el objeto.
“La idea es acercar la ciencia a la gente y desmitificar que sólo la pueden hacer personas con guardapolvo blanco en un laboratorio. Esto es para que la gente se involucre y vea que el conocimiento científico es accesible, y que realmente uno puede motivar a los jóvenes, a través de experiencias divertidas y entretenidas”, concluyó Abrile.
A partir de enero comenzarán, además, las noches astronómicas en le PALP. Para asistir, previamente los interesados deberán hacer reservas al teléfono 452000 – 6094.
Informes: ciu@ulp.edu.ar –T