domingo, 20, septiembre, 2020
CubaOnLine

En una entrevista exclusiva con Mensajero Cuevas Feliu habló de todo: la situación de Aeroméxico tras la gripe porcina, las pérdidas que sufrió por la decisión del Gobierno argentino de suspender los vuelos a México y la falta de un marco regulatorio en la industria aerocomercial.

Tras la paranoia que generó la gripe porcina en el mundo todo México se vio perjudicado y uno de los sectores más golpeados fue el turismo. Mensajero dialogó en exclusiva con el director Ejecutivo Comercial de Aeroméxico, Francisco Cuevas Feliu, quien explicó los perjuicios que sufrió la compañía y las acciones que llevarán adelante para reposicionarse en nuestro país.

¿Cómo está México tras los problemas generados por la Gripe A?
México está normal. El país no se desbarató, no está en ruinas ni nada por el estilo. La actividad económica es normal y los niveles de alerta han desaparecido. Por suerte, la cantidad de gente enferma es cada vez menor; de hecho en las últimas dos semanas no ha habido ninguna persona que haya fallecido producto de la enfermedad. El haber encontrado una medicina trajo mucha tranquilidad. Al principio ha sido demasiado alarmante pero ya no hay problemas. En el interior de México diría que ya está todo normal.

¿Cuáles son los pasos a seguir para reposicionar México?
Lo que sigue ahora es hacer ahora una campaña muy intensa de promoción y comunicación para que el resto del mundo se entere de que las cosas están normales. Que se puede ir a México con total tranquilidad.

Colegas mexicanos hacían hincapié en que las autoridades fueron un poco ingenuas al transmitir el problema porque, por ejemplo, Estados Unidos tiene el doble de enfermos por la Gripe A que México y no tuvo tanta repercusión. ¿Cómo lo ven ustedes como empresa?
Juzgarlo a toro pasado como decimos nosotros no es bueno. Pero me parece que el Gobierno no balanceó o no juzgó que la reacción internacional iba a ser mucho más violenta, en el sentido de alarma. Ahí se pudo haber pecado de inocencia.

¿Cómo tomó la compañía el hecho de que el Gobierno Argentino le haya cancelado los vuelos?
El impacto para nosotros fue tremendo. Nuestro vuelo de Buenos Aires es un vuelo ganador. Cada día estábamos posicionándolo mejor pese a que, lamentablemente, por la recesión de los acuerdos bilaterales entre México y Argentina no podemos tener mayores frecuencias; por eso operamos tres vuelos. Estábamos a punto de lanzar con una operación regular, de itinerario irregular, nuestro vuelo de Cancún a Buenos Aires todas las semanas, que se ha pospuesto. Los operadores se hicieron para atrás por cuestiones lógicas y ahora estamos trabajando con ellos para que se reanime todo y empecemos otra vez con el vuelo. Espero que el mes que entra ya estemos operando nuevamente el vuelo Cancún-Buenos Aires.

¿Cuántos vuelos tenían antes de que surgiera este problema de la crisis y cuántos hay en la actualidad?
Nosotros teníamos tres vuelos México-Buenos Aires y estábamos por comenzar con el vuelo Cancún-Buenos Aires que lo operábamos nada más en el verano del Hemisferio Sur. Este es un vuelo regular pero destinado a operadores. A partir del 1 de julio vamos a comenzar a operar con nuestro avión insignia que es el 777 que comenzará a volar a Buenos Aires con la ventaja de que es el más moderno que tenemos y todas las comodidades. El tráfico ha tardado en recuperarse. Las tres semanas que estuvimos suspendidos fue un impacto muy importante. Por eso, parte de nuestra presencia aquí es informar, tranquilizar y seguir explicándole al cliente que no pasa nada y que está todo normal.

¿Cómo sienten la respuesta del mercado argentino?
Ha sido muy lenta. Insisto: si no nos hubieran quitado el permiso de volar creo que no habría sido tan mala. Aeroméxico durante estos días de la enfermedad no suspendió vuelos y seguimos operando normalmente. Sí en lugares como en Monterrey donde tenemos 16 vuelos diarios tuvimos que bajar las frecuencias durante los días más críticos; pero hoy estamos operando normalmente todos los destinos.
En el caso de Buenos Aires nos está costando mucho trabajo volver a retomar el ritmo normal.

Este problema de permisos y restricciones que tienen es una cuestión de países, una solución de ese ítem podría intensificar el comercio ¿cómo se logra?
El Gobierno argentino es quien debe otorgar los permisos. Hay que entender que eso sería beneficioso para ambos países, no sólo para México. No se trata simplemente de que vayan argentinos a México sino que es de ida y vuelta; te conviene tanto a ti como a mí. Fíjate que nuestro vuelo México-Buenos Aires trae más mexicanos a Argentina que argentinos. La presencia de argentinos viviendo en México es muy grande, y siempre hemos tenido una muy buena relación.

¿Y cómo fue la situación ante las medidas del Gobierno argentino?
No sé si llegaron las noticias aquí, pero hubo manifestaciones afuera de la Embajada de muchos argentinos diciendo que era una medida absurda.

¿Cómo está Aeroméxico en este momento?
En general bien; operando normalmente y tratando de recuperarnos lo más rápido que se pueda de este problema. Esto tuvo un impacto en los ingresos de la empresa bastante severo, pero los dueños -la mayoría capitales privados mexicanos- y empleados están muy comprometidos con la compañía.
 
Con lo que decías recién, entiendo que, de alguna manera, la aerolínea se ha nacionalizado con capitales  nacionales ¿Pero recuerdo que en una época estaba muy mal Aeroméxico?
La industria aérea mexicana ha sufrido mucho por falta de un esquema regulatorio que le otorgue claridad y eso la ha metido en algunos problemas.

Pero a pesar de eso ha crecido mucho, acompañado también por las compañías de low cost.
Sí, la industria ha crecido mucho. Si bien nosotros no tenemos low cost, hay que entrar a competir en ese nicho y nosotros lo hacemos con muy buenas tarifas, similares a las que encuentras en el low cost.
Pero sí es cierto que ha crecido mucho la industria; incluso ha crecido tan de golpe que muchas han ido desapareciendo porque de repente se abrió la puerta, entraron todos pero no cabíamos todos en la fiesta. Entonces se fue limpiando el mercado.

¿Qué fue lo que generó ese cambio importante que hizo que hubiese nuevas compañías en México?
Creo que un poco fue por la moda.

Pero es una inversión muy grande para ser una moda.
Sí, pero a lo que quiero llegar es que los casos de empresas exitosas son muy pocos, teniendo en cuenta todos las empresas que surgieron.

¿Cuáles son los ajustes que debería tener ese marco regulatorio que catalogabas de deficiente?
Creemos que debe haber un ajuste respecto a la capacidad. El mercado nacional está claramente sobre ofertado y eso ocasiona una crisis tarifaria porque todos empiezan a pelear por el mismo pasajero y llegamos a niveles irrisorios de tarifas.

¿Y está bien que lo regule el Estado?
Creemos que debe haber un marco normativo de la oferta. Así como no hay barreras de entrada, pues que tampoco haya de salida. No se vale que una aerolínea deje de pagar servicios e impuestos y que, en vez de desaparecer en un mes, tarde cinco años. Eso es lo único que nosotros pedimos.    

¿La privatización de las dos aerolíneas mexicanas ha mejorado la calidad de servicios?
Antes de la privatización el servicio no era malo. Pero en nuestro caso la inversión ha sido brutal, con lo cual renovamos casi toda la flota. La vida de nuestros aviones, al cierre de este año, será de cuatro años; con lo que se convierte en la más joven de México. Ya no tenemos ningún avión MD y lo que tratamos de hacer fue una renovación completa para tener ahorros importantes en consumo de combustible, en mantenimiento, una mejor presencia con los pasajeros y un mejor servicio.

En ese cambio se inclinaron por una de las dos grandes fábricas del mundo que es Boeing. ¿Qué les permite tener una sola línea de aviones?
Nuestros mecánicos están muy familiarizados con ellos, nuestros capitanes también, tenemos una excelente relación con Boeing, lo cual nos permite tener acceso a cosas preferenciales. Además tenemos acceso directo a todo el programa de partes, mantenimiento y suministro. De modo que cualquier parte que nos falte, con el programa en el que estamos inscriptos con Boeing, en menos de 24 horas lo tenemos disponible; en México o donde el avión esté teniendo algún problema. También tenemos una flota muy grande de Embraer, de hecho somos el principal operador en Latinoamérica de Embraer 147, tenemos más de 40 aviones. El soporte técnico de Embraer no es como el de Boeing pero están haciendo un buen trabajo y hay que tenerles paciencia.
No tengo duda que los aviones de cabina ancha de Boeing son, por lejos, productos superiores. El diseño, el interior, el performance, es por mucho superior.

¿Qué fue lo mejor que le produjo al país las privatizaciones de las aerolíneas de bandera?
Por un lado, el Estado no tiene ya la presión de facilitar recursos sino que el destino del dinero federal será en realidad para la atención de las prioridades de la gente. Al tener la claridad de que esto es un negocio nos da la oportunidad de tener reducciones de costos en temas que no son prioritarios para la empresa, dedicar la inversión a temas que sí son prioritarios de tal manera que en un par de años tengamos un negocio andando y que se vea como tal: esto es un negocio y punto; sin que el Estado tenga que estar interviniendo.

¿Se imaginan en México volver a tener una línea aérea estatal?
No. Aparte creo que la presión social y mediática lo impediría. La gente tiene muy en claro que el dinero de los impuestos es para la atención de la salud, la educación, construir carreteras, entre otras cosas.

Un cuate numérico

Francisco Cuevas Feliu es contador público, está casado y tiene un hijo. Lleva 17 años trabajando en Aeroméxico, empresa de la que expresó: “Tengo el orgullo de trabajar en esta línea aérea que es, por mucho, la empresa líder en México y vamos a seguir manteniendo el liderazgo; de eso no tenemos ninguna duda. Nos está costando pero vamos en la buena senda. Hubo años buenos y malos pero siempre se han podido superar”. Comenzó en Aeroméxico en el área de finanzas hasta que hace tres años llegó a su nuevo puesto. En este sentido, recordó el momento en que su jefe le ofreció esta oportunidad para acceder a su nuevo cargo. “Mi jefe me dijo: tu eres un cuate mucho más numérico, dedicado a entender el por qué y el cómo de las cosas”, afirmó. En su nuevo cargo se ocupa, principalmente, de todo lo relacionado a la planeación de flota, de tripulaciones y el management en la parte comercial y atención al cliente.

Perfil

-Un destino: Europa oriental.
-Un equipo de fútbol: el América de México.
-Una mujer: no me metan en problemas.
-Un libro:  “Memorias de mis putas tristes”, de Gabriel García Márquez.
-Una comida: un buen bife.
-Un personaje político: Franklin Roosevelt.
-Si no fuera lo que sos, que te habría gustado ser: médico.