viernes, 25, septiembre, 2020
CubaOnLine

Luis Böhm, secretario de Turismo de Mendoza, habló sobre la gestión de Enrique Meyer, el rol de los privados, las medidas a tomar en el CFT y el papel del InProTur.

¿Cómo se está diseñando la campaña de “Viajá por tu país”?
Ahora nos estamos por reunir por ese tema. Pero está bueno el convenio que se ha firmado entre el Consejo Federal de Turismo (CFT), la Secretaría de Turismo de la Nación (Sectur) y la Cámara Argentina de Turismo (CAT), que establece un compromiso de conductas; de la Sectur, de las 24 jurisdicciones del país en materia turística y de las cámaras privadas integrantes de la CAT, de que todos vamos a hacer el esfuerzo de colocar en nuestros avisos y campañas el slogan y el concepto de “Viajá por tu país”. Va a ser una muy buena acción de concientización. El mensaje hay que traducirlo así: ante una crisis internacional de semejante envergadura, protejamos lo nuestro, el mercado interno. Ahora hay que ser práctico, estamos en una crisis sin precedente y lo más importante es preservar el empleo. Por eso la campaña es “Viajá por tu país”; no sólo el “por” utilizado en un sentido geográfico, sino en el sentido de hacerlo por el país, para ayudarlo.

En este sentido, ¿qué expectativas tienen con el relanzamiento de esta campaña?
Creo que ahora va a adquirir mucha más fuerza porque antes lo hacía la Sectur sola y ahora lo vamos a hacer las 24 jurisdicciones, más Nación, más todas las cámaras que se adhieran dentro de la CAT y utilicen el isologo y el concepto para hacer campaña publicitaria de promoción.

¿Qué opinión te merece el trabajo que estuvo llevando en los últimos años el InProTur?
Yo fui director un año y medio cuando estaba Miguel Cuberos, tuvimos una participación muy activa y en una etapa donde nació el InProTur. Personalmente, creo que ha sido una gran herramienta que tuvo aciertos en el inicio, en su diseño. Después, algunas cosas que pueden ser cuestionables tienen que ver con la propia naturaleza de los entes públicos cuando los conformás con gente que viene con antecedentes en esta rama. Hay una mentalidad burocrática que fue incorporada por gente que venía de trabajar antes en el Estado. Burocrática, no en el sentido despectivo sino en la definición científica que es “modelo de organización”. Y en realidad, el InProTur había sido creado justamente para tener una herramienta infinitamente más flexible de lo que son los regímenes de compra y contratación y de lo que es el sistema público de gestión. Ahí me parece que hubo una desviación hacia una pequeña cultura organizacional no deseada. Pero no es nada que no pueda ser corregido.

¿Qué te parece la gestión de Enrique Meyer?
Con él tengo un amplio consenso respecto a las políticas turísticas, a la visión que hay sobre el papel del turismo en la Argentina y la potencialidad que hay para desarrollar. Meyer tiene un equipo de trabajo muy permeable donde permanentemente a las 24 provincias nos están llamando a la mesa a participar, a trabajar y a ser co-gestores de un modelo de desarrollo de turismo en el país. Eso ayuda porque madura mucho la discusión, entonces después no se politiza tanto o no se vuelve tan irracional la discusión, estando de acuerdo o no dependiendo del partido político que te gobierna. En ese sentido Meyer y su equipo son muy participativos, muy democráticos y ha sido un modelo que ha gestado un ánimo, que yo lo vivo hoy como presidente del CFT, donde se ve una alta camaradería y cooperación.

En lo que expresás se nota una conciencia del sector público en buscar soluciones para salir de la crisis. ¿Qué lugar ocupa el sector privado? porque algunos se quejan de que en una situación desfavorable no quieren invertir y sólo buscan que el Estado los subsidie o financie.
Hay autores que dicen que el capitalismo actual tiene una lógica de privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. He tenido discusiones con el sector privado en Mendoza pero son discusiones maduras; que deben servir para encontrar soluciones a las cosas. Salvo que sean muy dialécticas, pero tampoco encuentro al sector privado con posiciones muy dialécticas.

¿Pero estás de acuerdo con que los privados son capitalistas en las ganancias y socialistas en las pérdidas?
Pareciera ser una conducta propia del capitalismo de esta época. Pero esto sucede en todo el mundo. Es un comportamiento reflejo del capitalismo moderno. Creo que ese espíritu peleador del empresario no es malo si está contenido. Si hay un Estado que le ponga un límite al deseo de socializar las pérdidas no es negativo porque moviliza a la competencia. Pero la competencia por sí sola no optimiza el bienestar de la población. Ahí viene el dilema, es la discusión que hay con los neoliberales que creen que el ánimo del capitalista por sí mismo optimiza todas las decisiones y eso significa un mayor bienestar general. Ahí está el error conceptual. Ahora, ¿se puede tener un modelo exitoso sin el emprendedor y otros que quieran competir? No. Entonces tenemos que pasar a una etapa más madura del capitalismo, que logre que un tipo entienda que no se puede salvar solo; tiene que buscar la ganancia, le tiene que ir bien, pero debe tener buena relación con sus empleados, con la comunidad, tiene que hacer Responsabilidad Social Empresaria, debe cooperar con sus pares para que a todos les vaya mejor. En mis clases de administración pública, siempre le digo a mis alumnos: Todo el mercado que sea posible, pero todo el Estado que sea necesario.

¿Con qué panorama te encontraste al asumir como presidente del CFT y qué expectativas tenés?   
Me encontré con un buen panorama, fue fácil ponerse de acuerdo para llevar adelante una buena gestión sobre puntos muy claros.

¿Cuáles son esos puntos?
El primero fue el fortalecimiento del mercado interno turístico. De ahí el convenio que propusimos de tomar la campaña “Viajá por tu país” como un eje de cooperación entre todos los actores nacionales.
El segundo punto es la construcción de un observatorio federal de estadísticas de turismo. Planteamos la conformación de un observatorio al nivel del CFT con el aporte  y relevamiento de datos de los 24 distritos. De esa forma es mucho más fácil hacer un seguimiento más científico.
El tercer punto, de muy corto plazo, tiene que ver con la superposición de las vacaciones de invierno con Capital y Gran Buenos Aires. Estamos haciendo toda la gestión para que cambie porque coinciden la tercera semana de julio. Entonces eso genera una explosión donde hay saturación de plazas, con riesgos de no poder brindar una mejor atención.
Otro aspecto que nos propusimos, por una cuestión simbólicamente importante, es la FIT del Bicentenario. Hay aspectos que se han ido desnaturalizando respecto de la FIT y la ocupación de los espacios. Porque está el papel de las provincias, pero también de los municipios que se cuelgan solos. Entonces, por ejemplo, empezás a sumar el espacio que ocupan todos los municipios de la Costa más la provincia de Buenos Aires y resulta que se te van un montón de metros cuadrados en una sola provincia. Entonces creamos una comisión que va a trabajar para una rediscusión de este tema. Esto es emblemático porque va más allá de la FIT, es discutir qué se entiende por una política de turismo, por federalismo, quienes son los actores y cuáles son las reglas de juego.

El país tenía un escenario muy propicio para mostrar esto, que era la ETI ¿Por qué no se hace este año?
Creo que no se hace porque ninguno de los que fuimos quedamos conformes con los resultados.

¿Por qué no se replanteó o rediseñó?
A nadie se le ocurrió, por ahora, una idea superadora. Lo que sí ocurrió, con mucho consenso, es que se dijo que así no tenía sentido que siga.

¿Qué balance hacés de la cumbre de la OMT en Mendoza?
Muy buena. Por cierto, una de las ponencias propuso que discutamos el paradigma de las ferias. Por lo que se gasta y los resultados medibles, hay muchas que hoy están en discusión sobre su efectividad y por muchas razones: la nueva configuración del trade, el impacto tecnológico de las comunicaciones y por cómo va tomando la decisión el consumidor o el trade a la hora de configurar negocios, consumir un producto u ofrecer un servicio.

¿Esto tiene que ver con el crecimiento de la compra directa por Internet?
Cerca del 78 por ciento de los pasajes aéreos y los paquetes turísticos en Estados Unidos se compran y pagan por Internet. Eso es todo un dato. En la encuesta que yo tengo disponible en Mendoza, el 19 por ciento de los turistas consultados viene por agencias de viajes. Esto implica una reconfiguración del comportamiento del mercado. Sería útil que nos animemos a dar estas discusiones.

Antes hablabas de federalismo y una persona muy vinculada al turismo se quejaba del centralismo que existía en algunas decisiones del CFT. A partir de tu gestión, ¿pensás tomar alguna medida en este sentido?
No quedó como uno de los temas a desarrollar en el corto plazo pero voy a trabajar en eso. Todos los compañeros del CFT saben que yo venía con esto porque ya discutimos varias veces, por ejemplo, por el tema de Aerolíneas Argentinas. Yo sostengo que una aerolínea de bandera tiene como una de sus funciones indelegables garantizar la igualdad de oportunidades territoriales. De hecho, uno de los temas de estudio que hemos conversado para financiar como CFT es cómo está hoy el sistema aerocomercial en la Argentina y qué significa en términos de equidad territorial.  

De otra rama

“Soy economista y había trabajado en el Ministerio de Economía cuatro años en Mendoza. Después fui ministro de Medio Ambiente, donde estuve a cargo de las áreas naturales protegidas. En su momento estaba Turismo dentro de Economía; o sea que estuve vinculado indirectamente durante muchos años. Después sí estuve contratado por una consultoría, teniendo en cuenta que mi especialización es en desarrollo regional y local, y me llamaron para hacer un plan estratégico de desarrollo del área sur de la provincia de Mendoza, y en ese informe el turismo tenía un rol muy fuerte. Eso me dejó posicionado para trabajar en el sector turismo; pero con poca vinculación al trade. Finalmente, como siempre milité en política y estaba en los equipos técnicos del gobernador, Celso Jaque me propuso hacerme cargo de la Secretaría de Turismo de Mendoza”, recordó Luis Böhm.

Perfil

-Un destino:  Valle Hermoso, Malargüe.
-Un defecto: La ansiedad oral.
-Una virtud: El sincericidio.
-Una película: “Cinema Paradiso”.
-Una mujer: La mía. Pero si estuviera soltero, Ornella Mutti.
-Un libro:  “Crimen y Castigo”, de Fiódor Dostoievski.
-Una comida: Lasaña.
-Un personaje de la historia: Eva Perón.
-Si no fuese lo que sos, que te habría gustado ser: Artista plástico o cantante.