jueves, 1, octubre, 2020
CubaOnLine

La Secretaría de Turismo, ante un pedido de AAAVyT y Aviabue, confirmó que serán estudiados caso por caso las solicitudes de aprobación de unificación de estructuras: causas y consecuencias de la medida. Mientras tanto, de a poco se habla cada vez más de la existencia de despidos en el sector.

En momentos de crisis llega la hora de tomar medidas que favorezcan el desarrollo comercial de las empresas. Y es el turno de las agencias de viajes. Primero vinieron los planes de cuotas, después llegó como un regalito el cambio de encuadre para el cobro de Ingresos Brutos y ahora se suma una nueva posibilidad: la unificación de estructuras.

El Big Bang
“En el 2002 se aprobó la unificación de estructuras, que venció en el 2007. Lo cual no significaba fusión de empresas sino poder compartir el espacio físico con todo el ahorro de costo que eso implicaba para dos empresas que por ahí estaban vendiendo menos o estaban achicándose, y así podían sobrevivir. Esto fue en el contexto del 2002. Pero cuando empezó esta crisis varios de nuestros asociados se preguntaron sino se podía conseguir de vuelta la unificación de estructuras. En base a eso y obviamente con la AAAVyT fuimos a la Secretaría de Turismo de la Nación y conseguimos que salga esta resolución” explica Walter Rodríguez, secretario de Aviabue.
Y así lo confirma la nota enviada por AAAVyT a todas sus regionales: “elevamos a la Secretaría de Turismo de la Nación una comunicación a los efectos de considerar la posibilidad de rever la vigencia de lo estipulado oportunamente por el Dictamen Nro. 596/02 que contempla, como consecuencia de un pedido de excepción al Artículo 9, Decreto Reglamentario Nro. 2182/72, la unificación de estructuras realizadas por dos agencias de viajes a fin de compartir en un lugar físico en común sus estructuras de operaciones y ventas, manteniendo la individualidad jurídica de ambas, ya que teniendo en cuenta la crisis económica imperante a nivel mundial que conlleva a una retracción de los mercados, la implementación de esta disposición permitiría a las Agencias de Viajes una reducción en sus gastos estructurales y de ventas”
Y así llegó la respuesta de la Sectur: “se le hace saber que las peticiones de unificación de estructuras que se efectúen a los fines de compartir en un lugar físico en común sus estructuras de operaciones y ventas, manteniendo la individualidad jurídica de ambas que se soliciten, serán consideradas, tramitadas y resueltas de manera individual, tomando en consideración las particularidades de cada caso, por lo cual se evaluará si corresponde acceder a lo solicitado de manera excepcional” confirma el texto firmado por Leonardo Boto Álvarez quien desempeñaba sus últimos días como Director Nacional de Calidad Turística. En ese sentido, Mensajero dialogó con quien ahora ocupa ese rol, Gonzalo Casanova Ferro, quien prometió sumergirse en este tema para poder dar más detalles en cuanto comience a desarrollar sus nuevas funciones con normalidad.

Los efectos
Consultado por los efectos de estas unificaciones en el mercado y la posibilidad de despidos por ello, Walter Rodríguez confirmó: “Esto ayuda a la supervivencia de las agencias más chicas. El hecho de que dos empresas trabajen en el mismo espacio físico no es el factor que va a determinar el empleo o el desempleo. El factor que lo va a hacer son las ventas, por eso sostengo que los despidos no van a ser por la unificación de estructuras sino por la caída de las ventas y la unificación en todo caso va a permitir que esa empresa pueda sobrevivir. Además, lo bueno es que las unificaciones de estructuras son una forma de asociatividad, y yo creo que cualquier intento de asociatividad, cualquiera que sea, siempre es bueno”.

Hay despidos

“Tenemos información de que hay algunos despidos pero no tenemos un cálculo estadístico porque nosotros lo esperábamos para el mes de abril, pero las cosas se están adelantando y no tenemos un número. Igualmente es raro porque por otro lado hay agencias que nos dicen que están trabajando mucho mejor” afirma Walter Rodríguez. Mientras tanto, Francisco Valloto, socio Gerente de Viajes Melytour Argentina explicó a Mensajero: “El despido va a existir. En todas las agencias se está estudiando el tema de los despidos. Eso de que no va a haber gente fuera del mercado laboral es mentira: tiene que haberlos forzosamente”.

Las opiniones sobre la unificación

Mensajero Periódico Turístico consultó a diversos agentes de viajes sobre los efectos de la unificación de estructuras y las posibilidades de que esto sea factible realmente. Sobre todo considerando el individualismo que reina en el mercado -tanto en el turístico como en otros ámbitos de la economía- y las posibilidades de que hasta un mínimo nivel de asociatividad sea posible en la actualidad, aunque la coyuntura demuestre una relación asimétrica entre las pequeñas y las grandes agencias, con una baja en las comisiones que hace más vulnerables aún a las pequeñas, y con un medio de comunicación que todavía genera controversias como lo es Internet, ya sea enfocada como elemento de promoción o como herramienta de venta, acompañados de un cliente cada vez más exigente.
Francisco Valloto, socio Gerente de Viajes Melytour Argentina indicó: “yo pienso que está bien porque hoy la situación económica es muy dura y las agencias cada vez tenemos menos comisiones, tanto de compañías aéreas como de hoteleras y yo no creo que haya ningún tipo de problema en el hecho de que dos empresas compartan un mismo techo. Todo esto puede llegar a ser positivo siempre que no haya disparidad de competencia. Pero cuando uno ve que la plata se le escapa de las manos tiene que tomar determinaciones: cuando se presenta una crisis hay dos maneras de encararla: una es achicarse y esperar a pie firme que las dificultades pasen y después arrancar de cero y la otra es apostar y empezar a salir”.
Por su parte, Enrique Rubio, titular de Jebri Tours expresó al ser consultado sobre este tema por Mensajero: “para mí no es factible porque siempre va a haber algún chispazo. Cada uno va a cuidar su quintita. Yo creo que habría que aspirar a otro tipo de soluciones para la crisis”.