martes, 29, septiembre, 2020
CubaOnLine

El descenso en el tráfico internacional de pasajeros sigue profundizándose y el 2009 recién comienza. Así lo confirma un estudio realizado por IATA cuyos resultados fueron dados a conocer en los últimos días y que preanuncia dificultades a nivel global.
La crisis financiera avanza sobre la industria aeronáutica: la semana pasada Mensajero Periódico Turístico informaba que Embraer, uno de los monstruos de esta rama de la economía, redujo su personal en un 20 por ciento al despedir a 4.000 empleados. Y las cifras del tráfico aéreo acompañan el momento complicado.
En los últimos días la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) dio a conocer las estadísticas del tráfico aéreo internacional correspondientes al mes de enero de 2009 que profundizan la caída de los períodos precedentes: la demanda internacional de pasajeros descendió un 5,6 por ciento en comparación con enero de 2008. De esta manera la caída del 4,6 por ciento que se había registrado en diciembre tiene su correlato en el nuevo año. Así, y acercándonos un poco a nuestras costas, se complementan las cifras de la Encuesta de Turismo Internacional que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) y la Secretaría de Turismo de la Nación dieron a conocer en las últimas semanas con números negativos, aunque no estamos solos en la depresión. Y ya hay quienes se preguntan si fue el mejor momento para nacionalizar Aerolíneas Argentinas y Austral de cara a la crisis que, ahora, tendrá que absorber el Gobierno Nacional.

Números negativos
“La industria está en una crisis mundial y todavía no hemos visto el fondo”, afirmó Giovanni Bisignani, director General de la IATA. Enero se transforma de esta manera en el quinto mes consecutivo de contracción en el tráfico aéreo a nivel mundial. La caída registrada en la demanda de pasajeros superó en enero los recortes de la capacidad de las flotas, que llegó al dos por ciento.
Se verificó una caída aún más preocupante en los mercados de carga del 23,2 por ciento (mientras que en diciembre había sido del 22,6), en el octavo mes consecutivo de caída en el tráfico de mercancías.
El tráfico de pasajeros en Asia descendió un 8,4 por ciento y si bien es menor a su caída del 9,7 de diciembre, es la más profunda de los cinco continentes. Además, las perspectivas para el tráfico en la región siguen siendo sombrías, debido a que Japón, el mayor mercado de la región para el tráfico aéreo, verá en 2009 retroceder su economía un cinco por ciento, que es una cifra sin precedentes.
En tanto, América del Norte ocupó el segundo lugar en el ranking de los descensos con un 6,2 por ciento, mientras que Europa registró una caída del 5,7, África del 2,6 y América Latina del 1,4 por ciento. Medio Oriente es la única región que creció verificando un 3,1 por ciento.

El combustible también cae
La buena noticia es que los precios del combustible continúan siendo más bajos que los registrados el año pasado cuando superaron todos los récords.
Sin embargo, y de acuerdo a las estimaciones de IATA, la industria aerocomercial puede perder este año cerca de 2.500 millones de dólares.
“Las líneas aéreas siguen en cuidado intensivo, pero mientras que otros piden rescates a sus gobiernos, nuestras demandas a los gobiernos son mucho más modestas, y es que den a las líneas aéreas las libertades comerciales que otros sectores tienen garantizadas, ya que, con el desorden en los mercados mundiales de capital, las arcaicas restricciones sobre la propiedad son una carga innecesaria que debe ser eliminada” expresó
Bisignani; y agregó: “la crisis actual pone de relieve la necesidad de cambiar la estructura de esta hiper-fragmentada y frágil industria”.

Para muestra basta un botón

La compañía aérea española Iberia cerró el ejercicio de 2008 con un beneficio neto de 32,21 millones de euros, frente a los 327 millones del ejercicio anterior, lo que supone una caída del 90,2 por ciento con respecto a lo alcanzado el año anterior. En tanto que los ingresos sólo por venta de pasajes alcanzaron los 4.218 millones de euros, un 2,5 por ciento menos que en el ejercicio anterior cuando fueron de 4.325 millones.
Los resultados se acercan mucho a las previsiones presentadas por la empresa a los inversores a finales de enero cuando se sabía que los efectos de la crisis se sentirían con fuerz